CAMPEONATO DEPORTIVO INTERCOMUNAS
Por Yesid Francisco Perea Mosquera

Hace varios lustros se desarrollaba un campeonato de fútbol en Condoto, a través del cual la práctica de este deporte era muy popular en mi pueblo; los encuentros eran disputados entre los diferentes barrios, lo cual generaba un inusitado interés por ver a nuevos deportistas y al final del tema, conocer al nuevo ganador del campeonato. No había barrio que no tuviera su selección, y más allá de los roses propios del juego, la única disputa se presentaba por conseguir la alineación de aquella “estrella” que nació en determinado barrio pero ahora vivía en otro, y entonces afloraban los sentimientos del futbolista, en el sentido de definirse por alguno de los dos equipos.

Por esa actividad deportiva, los muchachos permanecían ocupados durante las vacaciones, pues las exigencias en la preparación física eran fuertes y todos querían hacer las cosas bien, por cuanto en la barra estaba la novia o aquella que estaba en los planes del jugador; entonces competir sanamente era algo decidido por todos los equipos y sus entrenadores, normalmente jugadores en retiro, pero con un respeto ganado por el dribling, la gambeta, la pegada con zurda, el dueño del balón aéreo, etc. Desde luego, el pleito era por el balón, por la práctica sana del fútbol y entonces reinaba una tranquilidad absoluta, siendo el protagonista el deporte.

No sobra decirles que, como consecuencia de ese campeonato, la selección del pueblo era muy buena, con renovación constante por la aparición de nuevas figuras. Sería muy interesante organizar un campeonato intercomunas en Quibdó y otros municipios, con premios atractivos, entrenadores pagados debidamente con la participación de las federaciones, pues no estaríamos hablando únicamente de fútbol, sino de básquet, volibol, fútbol femenino, atletismo, etc., con el fin de mantener activos a nuestros jóvenes. De esas actividades se nutrirían las organizaciones deportivas y el deporte sería una actividad que mantendría ocupado y entretenido a muchas personas. Destaco el esfuerzo de las escuelas que existen en Quibdó y me acuerdo de Los Papeticos, sin dejar de lado la idea de La Copa Colonia con Wagner y sus colaboradores.

Al Margen. Me queda un terrible sinsabor con la forma en la que salió la Ministra del deporte; faltó dignidad de su parte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *