El pasado 7 de diciembre, previo al denominado popularmente como “día de las velitas”, me permití hacer un recuento de la situación lograda en Buenaventura entre los grupos armados en conflicto y su tregua activa, como consecuencia de los acuerdos a los cuales habían llegado con la mediación, entre otros actores, de la Iglesia Católica. Aquel día, como hoy, debo destacar la participación de personas que han apostado por lograr la tranquilidad y la paz en nuestro departamento y especialmente, en nuestra ciudad capital.

Días después, jóvenes vinculados, entiendo a algún área municipal (no estoy seguro), acertadamente retomaron la solicitud de una tregua en Quibdó, recibiendo respuesta positiva de algunos de los grupos que actúan en esta ciudad, otorgando un plazo hasta mediados del próximo mes de febrero, con posibilidad de ampliarla hasta junio tal vez o según los avances, que se convirtiera en una tregua definitiva; desde luego que, quienes leímos los comunicados nos sentimos optimistas y con mucha esperanza de que termine la situación que, en materia de orden público, hemos padecido en esta villa de Asís. Estos grupos, según lo plasmado en los comunicados, de alguna manera le pasaron el balón a quienes deben tomar las medidas para hacer posible la prórroga indefinida de la tregua, en razón a que son quienes tienen el poder y la legitimidad para tratar el asunto y buscar las soluciones al asunto; es el caso, por ejemplo, del Alto Comisionado para la Paz IVÁN DANILO RUEDA, quien ha sido muy activo atendiendo asuntos propios de su misión en Buenaventura, Cauca y otros lugares del país, pero no sé si lo ha sido con los integrantes de los grupos en el Chocó. Ojalá nos sorprendan con buenas noticias sobre el particular, pues entendemos que muchas acciones se hacen guardando la prudencia que exige el tema.

El Alcalde de Quibdó debiera ser otro protagonista, pero no tengo argumentos para decir si algo está haciendo al respecto; la gente perdió la esperanza luego de haberla tenido en su administración, en razón a acciones positivas logradas con estos grupos y manifestadas por él, antes de llegar a la alcaldía. Mi invitación ahora es para la Gobernadora del departamento, Dra. FARLIN PEREA, quien ha mostrado tener ganas, relaciones y claro, mucha juventud, lo que la tiene adelantando gestiones importantes en el empeño de ofrecer soluciones puntuales a sus gobernados; tome usted señora gobernadora el “testigo” como dirían los atletas y siga corriendo, esta vez, para ver si se mantiene la tregua, ojalá en forma definitiva, pues los tiempos se acortan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *