UNA NUEVA ESPERANZA PARA Y POR EL CHOCÓ – Línea de tiempo del desarrollo sostenible del Chocó. Por: Yan Ramos

Pintura de Migdonio Luna

Por: Yan Ramos

Como lo anuncié la semana pasada y sin caer en las lamentaciones (sin olvidarnos de la hermosa letra de la canción “Lamento chocoano” que canta Guayacán Orquesta desde 1987), sino con el ánimo de saber de dónde venimos para poder plantear el “para dónde vamos, o para dónde queremos o debemos ir”; como dice la canción “Un alto en el camino” de Jairo Varela y su Grupo Niche: “…Sin el pasado no diría que he vivido…”, quiero resumir, a mi modo de ver, lo que hemos sido los chocoanos y poder entender ¿por qué, en su mayoría, los individuos del Chocó hoy somos así? ¿qué hechos o situaciones en nuestro pasado lejano y/o cercano afectaron nuestra actitud? Por ahora me centraré en el pasado, en el individuo chocoano del ayer. De ese ayer, como dice Grupo Niche de “buenos tiempos” en su canción “Tiempos de ayer”. Del que muchos catalogan de aparentemente rico, hermoso, productivo, próspero, creciente, envidiado por muchas partes del mundo, etc. Y digo aparentemente, porque por algunas imágenes y opiniones de expertos, “no era tan así para nosotros”. Al parecer, si era muy prospero, pero para otros individuos, no para el chocoano. ¡Qué vaina nuestra suerte! Pero quiero quedarme con lo bueno, con lo positivo, con lo destacable: éramos una región muy próspera. Entonces, ¿no era por los chocoanos? ¿Por qué? ¿No va a ser posible que lo seamos?, ¿No es posible que pongamos nuestra actitud y sobrado talento para el progreso, y más ahora que se habla del tema, y es nuestra real salida, al desarrollo sostenible?

Y es que, muchas publicaciones locales, nacionales e internacionales hablan de nuestro pasado progreso: “Quibdó cosmopolita”, “período de prosperidad”, “auge y caída”, “Quibdó: sueño y realidad arquitectónica”, entre otros. Un buen resumen se presenta en el trabajo de Brenda Mena Abadía que “recoge discursos sobre una región próspera, capaz de aportar al crecimiento de la economía nacional por medio de sus riquezas naturales y de alcanzar las características de “progreso”, propias de las regiones “blancas” en Colombia; y sobre la creación del Departamento en 1947, y evidencia la ruptura con el discurso que prevalecía en el periodo anterior. Muestra cómo, después de 1930, hubo no solamente un cambio fuerte en el discurso regional (con la introducción clara del tema racial) sino también un cambio de actores (con la emergencia de un grupo de nuevos políticos y escritores que conformaron una “elite negra”)”.

Igualmente, aquellas épocas de amplia prosperidad económica son descritas y resaltadas por el profesor Carlos Arturo Caicedo Licona y de una manera importante para motivarnos dice que “me aterroriza que este pueblo vaya a perecer… sin que a nadie le importe…Cada chocoano que nace desarrolla un juicio recortado por el estrecho marco aldeano en que se desenvuelve y termina pensando que aquí no ha pasado nada, que nuestra sociedad ha sido siempre así… pero ya el Chocó vivió su apertura económica. Este pueblo estuvo comerciando protagónicamente en el río y el mar. Este pueblo ya fue internacionalista«.

De todas maneras, si resumimos estos hechos, tenemos en orden cronológico: dominio foráneo y prosperidad del Chocó, reclamos y despertar de chocoanos, abandono de foráneos, la apertura de la carretera entre Quibdó y Medellín, transformación de intendencia a departamento, incendio y varios paros cívicos (1967, 1987, 2000, 2004 y 2016). Entonces, surgen miles de preguntas sobre ¿qué fue lo que realmente pasó?, ¿de seguir así cómo estuviéramos?, con nuestra actitud hoy, ¿podemos cambiar algo? Porque realmente da tristeza nuestra realidad, pero mucho más nuestros pensamientos: “esto no lo cambia nadie”. Y más grave aún, lo que describió el abogado Pedro A. Martínez Mosquera como “Chocó: de la generación paradójica a la aturdida”. Por lo que al Chocó nos toca dividir su vida institucional en tres períodos: en un pasado (¿próspero?), un presente (crisis) y un mañana esperanzador (“echar pa´lante”), donde de manera justa y equitativa, nos toca planear la región.

Por ello, nuestro desempeño en la actual época, se puede resumir como un periodo de muchos profesionales con muchas potencialidades naturales a la mano (la socio-biodiversidad), con muchas propuestas (planes, agendas, medidas conservacionistas, foros, etc.), pero con muchas expectativas (desarrollo sostenible, puertos, carreteras, hidroeléctricas, etc.) y que, al contrario de lo esperado, hemos de una u otra forma, permitido o auspiciado el extractivismo foráneo nacional e internacional de nuestros recursos naturales; y por ende, hemos contribuido notablemente a la gran crisis institucional, social, económica y política del departamento, lo que nos ha llevado a ser considerados como una “Carga Estatal”, que al parecer, tenemos los años contados para nuestra “desmembración o extinción departamental”, lo que se ha venido planeando muchas décadas atrás.

Pero, hoy en día existimos muchos chocoanos, fruto del tesón y esfuerzos de nuestros padres y abuelos, que estamos preparados para afrontar cualquier requerimiento que el desarrollo de la región requiera. En este sentido, hay muchos coterráneos destacados en muchas áreas del progreso: escritores, profesionales con maestrías y doctorado en variados temas, las comunicaciones, el arte, el deporte, la política, etc. (Tanque de pensamiento y de desarrollo (think tank)). Pero sí se requiere, y con urgencias, que se lidere una buena opción de desarrollo, que podamos ser más innovadores y, en un mundo globalizado como el que tenemos hoy en día, podamos establecer alianzas y contactos con instituciones y personas a nivel nacional e internacional, que nos brinden su apoyo, y en una relación mutualista, todos ganemos, que gane el Chocó. Que sea un grupo líder de acciones claras y directas de ejecución nacional e internacional que, entre otras, se promueva la inversión privada que jalone lo público. Por ejemplo, el distinguido profesional Wilber Castillo Borja, que hoy presta sus servicios a la Gobernación de Antioquia, me plantea que “se deben buscar rutas que se tracen desde las diferentes esferas nacional, regional y departamental para lograr el anhelado desarrollo, sin copiar fórmulas o pócimas mágicas, necesitamos un visionario que trace el camino y como sociedad, sin individualismo, nos embarquemos en su ejecución”. Visionario como en su momento fue el corregidor Juan Antonio Mon y Velarde Pardo y Cienfuegos para la provincia de Antioquia.

Debemos construir sobre lo construido, con el aporte de todos. Lo anterior implica, por ejemplo, que, en Quibdó, con los problemas socioeconómicos que tenemos, todos los que están y saben, debemos aportar nuestra experiencia para poder avanzar. Se debe dejar los egos, las rencillas y demás, trabajar, esta vez más que nunca, unidos para avanzar. La situación no da más espera. Es de las pocas oportunidades que tenemos en esta década. Es una simple propuesta que hago y que se fortaleció con el “Foro construyendo futuro para el Chocó: Conociendo referentes de planeación prospectiva” que lideró el Centro Cultural Quibdó del Banco de la República y entre sus conclusiones quedó que el “trabajo fuerte debe hacerse con los niños pre-escolares”, las nuevas generaciones, que ampliaré en las próximas semanas, y que sea una Nueva Esperanza, un Nuevo Chocó: emprendedor y desarrollado con: +cultura, -sentimentalismo, -paternalismo, +educación, +emprendimiento, +desarrollo, +unidad, +independencia y +autonomía.

LÍNEA DE TIEMPO DEL DESARROLLO DEL CHOCÓ
AÑOS  ASPECTO≤19201930194019501960198019902000202120222030
GENERACIÓN (nombre / (época) / identificación propia/ generalidades)Baby Boom (19301969)X (19701980)Y (19811993)Z (1994 – 2010)AA o N (2011 2020)¿Qué nos queda?
SacrificadosParadójicaAturdidaExpectativaTanque de pensamiento y de desarrollo (think tank)
Nuestros padres y abuelos que, sin tener o con pocos niveles de estudios, se dedicaron a diferentes “emprendimientos (vendajes callejeros)” para que nosotros estudiáramos y fuéramos “alguien en la vidaNosotros, que gracias a nuestros padres y abuelos, tuvimos grandes oportunidades para estudiar dentro y fuera del Chocó, lo que permitió que hoy manejemos la mayor parte de la administración públicaNuestros hijos y nietos, que gracias a los estudios realizados, hemos podido tener mejores niveles de vida que nuestros padres y abuelos, pero que bajo el lema que “no queremos que pasen la dificultades vividas”, no dejamos que hagan nada y que sean realmente útiles a la sociedad chocoanaNecesidad de una nueva generación, bajo un buen liderazgo, que sea emprendedora y que esté dispuesta a liderar este barco y avanzar en el desarrollo de la región, aprovechando las potencialidades de nuestra sociobiodiversidad
HECHOS NOTABLESProvincia a IntendenciaExtractivismo y dominio extranjero (“elite blanca” o Mulatocracia)Explotación de Metales: oro en AndagoyaMicrocentral de La VueltaPróspero»Esclavista»: negros pobres en la servidumbreCrisisEstancamientoChocoanos ascendentes (“elite negra”): Dionisio Ferrer, Armando Meluk, Adán Arriaga, Delfino Díaz, Diego Luis Córdoba, Alfonso Meluk, entre otrosPolíticos y CongresoConquista racial, y mulatocracia al exilio Intendencia a DepartamentoRuptura en el poder político y social regionalCarretera Quibdó-Medellín Abandono Río AtratoIncendios Paros cívicosCanal Atrato-TruandóMuchos profesionalesMedidas conservacionistasCodechocó: CorponalPlan Chocó: una estrategia para el desarrollo regional (DNP)Decadencia administrativa de los bienes e infraestructura del ChocóBiodiversidad Extractivismo foráneo nacional de recursos naturalesMedidas conservacionistasCodechocó: CARParos cívicosCarga EstatalDesarrollo sostenible Biopacífico, Agenda Pacífico Siglo XXI, Planes, Estrategias, etc., etc.Puerto Tribugá Carreteras HidroeléctricasGrupos armados ilegalesIniciativas grupales o gremiales para el desarrollo del Chocó: Ideas Chocó, Invest in Chocó, Quibdó cómo vamos, etc.Covid Crisis institucional, social, económica, políticaInseguridad y violencia urbana¿Afro-optimistas? Grupo líder Acciones claras y directas de ejecución nacional e internacionalInversión privada que jalone lo públicoNueva EsperanzaNuevo Chocó: emprendedor y desarrollado con:culturasentimentalismopaternalismoeducaciónemprendimientodesarrollo unidadindependenciaautonomía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *