DE LA CORRUPCION EN EL CHOCÓ. Por : Willinton Vidal Rojas

El Sistema General de Regalías, cambio abruptamente a partir de 2012, con la decisión del ex presidente Juan Manuel Santos de hacer una distribución mas equitativa, donde no solo los municipios y departamentos productores fueran los únicos beneficiarios sino todos los de Colombia, fue allí, donde se crearon entre otros, los famosos OCAD, las regalías directas, las regionales y otros fondos de colocación de recursos, a mi modo de ver, es a partir de ahí donde los municipios de sexta categoría en el Chocó empezaron a tener la autonomía y posibilidad de realizar obras importantes para su propio desarrollo. En Quibdó y en todo el departamento los alcaldes han realizado muchas obras que poco a poco han ido transformando el territorio, creando un antes y un después en la descentralización fiscal con autonomía en Colombia, sobre todo para los administradores de miseria que solo acarreaban el peso de la discriminación estatal y el estigma de la corrupción.

El ex presidente Julio Cesar Turbay Ayala dijo: “La corrupción hay que llevarla a sus justas proporciones “, esto de entrada es una defensa de la misma, sin embargo, creo lo siguiente: toda obra estatal o proyecto tiene una utilidad permitida, la cual, en Bogotá, La Costa Atlántica, en el Amazonas o en el Chocó es la misma, esta oscila en el 30%, lastimosamente la óptica colectiva esta cegada por la ignorancia de los procesos, y la envidia presente en la mediocridad, impide valorar a quienes acceden a los espacios de contratación y que de forma directa llevan beneficios a otros colectivos y personas.
Lo que quiero significar que, aunque las obras tienen la misma utilidad para todos los contratistas, por ejemplo, una obra pequeña de $1.000.000.000, licitada por el Estado, para el caso de un chocoano, el cual, igual que el otro, obtiene la utilidad permitida del 30%, equivalentes a $300.000.000, si esa persona, en una decisión inteligente, en función de solucionar una necesidad para su familia compra un apartamento o un carro, ineludiblemente, para la sociedad enferma, se gradúa de corrupto, pero el análisis cambia, si el contratista es foráneo, entonces este es empresario, exitoso,…, el antagonismo de esa postura es la valoración de las nuevas oportunidades para la gente con sueños y de aventurarse a un mundo de prosperidad.

En ese sentido según la teoría económica, El dinero tiene 3 funciones únicamente: 1. Medio de cambio, es decir, para comprar bienes y servicios, 2, Ahorro, donde se guarda lo que nos sobra hoy para las necesidades del futuro, 3, Inversión, donde el dinero se convierte en más dinero, y es en esta tercera donde el efecto multiplicador de este lleva beneficios a otras personas a través de la demanda, por eso hay que valorar que nuevos chocoanos accedan a los contratos licitados por el Estado, a través de las plataformas SECOP, porque en esa medida muchas otras personas se benefician a través de empleos directos e indirectos que ellos generan, postulado de la teoría keynesina y que hoy el actual gobierno nacional del Pacto Histórico comparte en gran medida como motor de desarrollo local, (por el rol del Estado como dinamizador de la economía economía)
Debe ser esto también una invitación a la cualificación y de cambiar el chip de la envidia por la competencia y generar los propios espacios de desarrollo, pues es gran medida las nuevas tecnologías crean un mercado digital, también basado en la oferta y demanda pero que las nuevas generaciones entienden mucho mejor que quienes enarbolamos un grado de madures físico mas alto.

En Colombia los chocoanos tenemos fama de corruptos, sin embargo, los grandes escándalos de corrupción de Colombia han ocurrido en otros lugares y no en nuestro departamento, (ODEBRECH, REFICAR, LOS NULE, SAE, FONCOLPUERTOS, INTERBOLSA, AGRO INGRESO SEGURO, OCAD PAZ, …), pero tenemos una sociedad enferma que se muere más de envidia que de muerte natural, que pregona al unísono, como un salto de un bunde de San Pacho, de coordinación perfecta, que vale más la destrucción del paisano y del que progresa que valorar a quienes se abren puertas y construyen un nuevo camino de oportunidades.

Finalmente creo como sociedad hemos fracasado, escasa de valores, no es una conducta de unos o de pocos, es algo enquistado y arraigado que merece un tratamiento de fondo. La corrupción está presente en todas las esferas de la sociedad, en la política, pero también en la justicia, Ministerio Público, organismos de control, en los medios, fiscalía, policía, ejercito, universidades, …Si usted como joven solo enamora con dadivas y plata en un corrupto del amor, si como estudiante pasteleaba, pagaba a profesores, usted fue un estudiante corrupto igual que el profesor, si como mujer estudiante se ofrecía a cambio de la nota, para ascender en cargos usted no es la excepción, si cuando toma trago hace la vaca para no poner su cuota, usted le roba a sus amigos, si como contratista hace trampa con la seguridad social también tienes una práctica corrupta, si como empleado no cumples con tus funciones, le robas a tu entidad, es corrupto el que compra como el que vende el voto, si eres periodista o veedor ciudadano padre del estigma peyorativo, parcializado y solo te dedicas a destruir personas, eres un corrupto de los medios,… tantos ejemplos de corruptos, corruptos en potencia, pequeños y grandes corruptos, pero corrupción al fin, entonces como dijo Preque Preque, “nos vemos todos en el infierno”.

WILLINTON VIDAL ROJAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *