PODRIA ESTAR PAGANDO VARIAS VECES UNA MISMA OBLIGACIÓN. Por Yesid Francisco Perea Mosquera

Desconocer los beneficios de las tecnologías con las que hoy se cuenta en cualquier área institucional, sería pretender tapar el sol con un dedo. Actualmente se puede acceder a muchas herramientas con la capacidad de facilitarnos la vida como persona natural, pero también para hacérselo a personas jurídicas, como acontece con entidades territoriales o con aquellas instituidas para prestarnos los servicios públicos.

Por estos días se presentó una amnistía para el pago del impuesto predial en el Municipio de Quibdó y esta oportunidad desnudó una situación muy preocupante para el ciudadano que acudió a cancelar el señalado impuesto: no existe el archivo para comprobar si ya “pedro Pérez” pagó el impuesto, si está a paz y salvo o si, por el contrario, le está debiendo al fisco municipal. Esta situación no debería ocurrir en estos tiempos, cuando existen tantos mecanismos como necesidades, para guardar la información y acceder a ella cuando las circunstancias, como en el caso del Municipio, así lo exijan; por ejemplo, hoy se guarda información en la nube, bien protegida y de fácil recuperación para quienes lo saben hacer. Usted, apreciado lector, sabrá de tantas otras desconocidas por quien esto escribe, por no ser mi disciplina profesional.

La consecuencia necesaria de lo anterior, de lo que hoy día se vive por la debilidad de los archivos y su solución, es la optimización de los sistemas de recaudo, a efectos de evitar situaciones como las mencionadas; y ello se hace necesario no solo frente a la situación traída a colación, sino también con el pago del servicio de acueducto, de energía, alcantarillado, de la matrícula, etc., por eso se hace necesario dicha optimización para evitar el cobro varias veces de una misma cuenta, de una misma factura. Es claro que se impone la necesidad de implementar la digitalización en los pagos y claro, en el respectivo recaudo al interior de las distintas organizaciones, sean éstas públicas o privadas, con la finalidad de no seguir manejando el recaudo como si fuera plata de bolsillo, pues a la luz de los cocos se van los desgranados, como dice la sabiduría popular. Ya me lo dijeron y con toda razón, es necesario generar confianza en el contribuyente, para que se anime a pagar y deje de lado la duda relacionada con, si en verdad, lo que se paga llega a donde debe llegar y no se quede embolatado en el camino.

Si el ciudadano ve los resultados del impuesto que paga en beneficio de la comunidad, sin lugar a dudas se verá incrementado el recaudo, el impuesto se pagará con ganas; por eso es importante, como ya quedó dicho, el almacenamiento de la información en un software, el cual permitirá cruzar esa información allí guardada, aun con el paso del tiempo, hoy eso es perfectamente posible; con ello evitaremos las consecuencias de la pérdida de la información por daño, hurto, deterioro, etc., y se creará la costumbre de cancelar los pagos a su debido tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.