CARMELO ENRIQUE RENTERÍA CUESTA:Capitán de la palabra.Por:DOUGLAS CUJAR CAÑADAS

De los Rentería de la sierra del Andágueda y los Cuestas de esta orilla del Atrato, Carmelo, nació entre aguas; la Yesquita le dio vida, la Yesca alegrías y el Atrato conocimiento.

Su vocación de maestro lo llevo a enseñar matemáticas, su profesión de ingeniero agrícola, a profesar las potencialidades del territorio; la caña de azúcar o el arracacho. Luego fueron el estudio de la ciencia y el arte lo que te permitió plantear proyectos; como el “humanizar la intervención urbana” de las fuentes hídricas de Quibdó, que hoy son caños perdidos, cuando enturbiaron las cuencas de Los Canalones, Cabí, Casimiro y Ñangavení, sin proponerles una nueva narrativa de ordenamiento urbano.

En tus andanzas en selvas y ríos, te convertiste en Palabrero hacedor de justicia territorial, guerrero, como Manuel Brisco Cuesta, que te permitió cabalgar en mil luchas; el vaquiano que “mantuvo una relación armónica y misteriosa, con el Gran río del Darién, el espíritu del Pakoré wera y el Genserá, custodio del agua; “el único boga que se bebió de un sorbo y en un solo tramo a los miles de riachuelos, quebradas y remolinos del río Atrato” [1], dándonos a conocer el orgullo de Vivir Sabroso en sus pueblos, calles y meandros, donde el río habla a través de sus árboles y sus vientos

Conservaremos tus cuentos: La sierpe de Beté, El remolino de Paina, El oro de Playa Puné, El Fuerte de las Tres Vigías, etc, y guardaremos en nuestro corazón las vivencias del recorrido por el Atrato; de tu conjuro, en la boca Coquito, donde invocaste a los dioses para que te ayudaran a “vrigilar” que esta champa llamada Chocó no se hunda.

El soñador y romántico “Capitán de la palabra” que nos dejó entre sus legados; el libro Narraciones folclóricas chocoanas (1998), mil leyendas de la selva del Chocó profundo, de las bellezas del río de paisajes solares, de rituales y misterios; y, del documental Las Lecciones de Carmelo (2008), que recoge experiencias como geógrafo del Atrato y narrador de las experiencias del Quibdó lacustre; Chamblunes”, Consentidas y Tres gritos. A tiempo de juglar “que recita de memoria pasajes de la literatura universal, de historia y de autores chocoanos” [2]

De la Calle Pacurita donde naciste, las pampas de Bebará y Bebaracito que estimularon al púber, Tu Yesquita, el “País maravilloso, gobernado por el amor fraterno” [3], donde fuiste sabio. El “tertuliador, con amplio conocimiento histórico, político, cultural, de la picaresca y de la idiosincrasia chocoana, que construyó a su alrededor un emporio de amigos y de contertulios, hoy sentimos que el alma se nos desgarra con tu partida” [4]

Nos queda los recuerdos de las esquinas cargadas de algarabía de una noche yesquiteña al compás de un atollao donde la varona Ana Gilma, con jecho o viche, donde lo conversao revelaba pasión, escuchando las leyendas de bailes “revienta botón”, la Timba de Serafín, los santos de barro de El Brujo y los rituales franciscanos de ayer, atándonos a la gloria cuando “La Yesquita era la Yesquita”

Carmelo Enrique Rentería Cuesta, nos desveló los espacios del “Quibdó de los recuerdos”, entregó las historias no escritas de la Banda de San Francisco, personajes, gestas y ritos culturales

Se nos fue el “Comandante” Rentería, quién nos desvelaba las angustias comarcanas que viven los ciudadanos de la periferia de la nación, manteniéndose alistado como “Mero en boca e´caño” en el momento que se le convocara pa´ envestí los chichorés que nos asechan.

Paz en la tumba de Carmelo

DOUGLAS CUJAR CAÑADAS
Pariente y amigo

Pies de páginas

[1] El referendo del agua en el Chocó. Comentario en la web de Amalialú Poso Figueroa – 2008

[2] Con versar del Chocó, mito y rito, con Carmelo Rentería, Alfonso Orozco, Medellín. abril 3 de 2022

[3] Chocó 7 Días. El País de la Yesquita, por Juan B. Velasco Mosquera

[4] El legado de Carmelo Enrique Rentería. Documento de Ana Gilma Ayala Santos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.