MANO PELE, CHUSPA AL SUELO. “Parece que delinquir paga”. Por: Odín Sánchez Montes de Oca

Nada tiene que ver este artículo con la noticia aparecida en redes sociales sobre la investigación que se adelanta contra Conrad Valoyes, Alcalde de Riosucio, capturado para ser imputado por la supuesta comisión de delitos por el mal manejo del COVID 19, no, de ninguna manera, no soy de los que andan cruzando los dedos para que lo dejen guardado sin pruebas, tampoco para que los jueces lo liberen sin razón o argumento alguno porque, quedaría en el ambiente que hubo algo, por lo que ya andan diciendo que su camisa roja se parece a la del “Bagre enjabonado”, amanecerá y veremos, no especulemos.

Traigo a colación la frase con que se titula esta entrega porque, desde Leticia a Riohacha, o de Ipiales a Juradó, en Bogotá, Medellín, Cali o Barranquilla, acá o en Cafarnaúm, la lucha contra el delito y la corrupción la van ganando los bandidos, con la excepción de Emilio Tapia, recapturado por los 70 mil del Mintic, y los Moreno Rojas, quienes están encerrados desde hace años por los escandalosos negocios de Bogotá. Y van ganando los bandidos porque, por culpa del muy vulnerable sistema acusatorio, no se está administrando justicia en debida forma, no funcionan las investigaciones, no se recaudan en debida forma las evidencias o los elementos materiales probatorios que conlleven al Juez a proferir sin dubitación alguna una medida de aseguramiento intramural en establecimiento carcelario, que no dé lugar a que por vía de los recursos, se llegue a la excarcelación, o a la sustitución de la medida por domiciliaria, y luego al beneficio del permiso para trabajar; por eso entonces están las calles atestadas de encartados, burlándose de veedores, denunciantes, y en general de la sociedad que los ve pasar orondos en sus carros de alta gama, construir en tiempo récord sus grandes casas y cómodos apartamentos, pero por sobre todo, ostentar y posar de ricos, cuando toda la sociedad sabe cuán pobres diablos son y que pato los parió.

Y es que van ganando los bandidos por nuestras propias culpas, porque sin querer darle relevancia al caso del alcalde de Riosucio, a quien es cierto deben rodearlo de todas las garantías, en especial de gozar del principio de la presunción de inocencia, veamos que se dijo u opinó en las redes sobre el suceso: “Sea culpable o sea inocente, la cárcel es un lugar que no se lo deseo a nadie, espero que pueda salir bien librado, sea lo que sea que haya hecho” y otro para el mismo grupo de Belén de Bajirá dijo: “Espero que el Alcalde pueda salir bien librado de esta situación”. Como pueden leer en estos dos comentarios, no hay o no existe el más mínimo asomo crítico o de rechazo a una supuesta conducta dolosa del alcalde, y tampoco se observa en los textos el deseo de quienes los escriben, de que la supuesta conducta delictual o contraria a la ley sea castigada, es más, lo que se lee es que, puede ser el hecho muy grave o perverso, pero por nada justifica un carcelazo. Leyendo estas y otras reacciones a la captura del alcalde, me preguntaba: ¿Será que, si les violan una hija o los roban a ellos, tampoco se justificaría una sanción de cárcel para los violadores o los rateros?

Es que, no es por la noticia del Alcalde Conrad, cuyo asunto según parece es delicado, pues se habla de sobreprecios y de pólizas falsas, lo que ha llevado a la Fiscalía a pedir medida de aseguramiento intramural; o por las reacciones que se dieron por su entrega o captura, es por todo lo que se publica en redes sociales de malos manejos, de desfalcos o peculados de lo poquito que le ingresa al Chocó y a las entidades administrativas descentralizadas, o a las instituciones con presupuesto propio, que también manejan a través de convenios recursos de cooperación internacional, que también se esfuman, y si algo se invierte, es lo poco que se ve en las obras inconclusas o elefantes blancos esparcidas por toda la geografía de nuestro departamento sin que la sociedad reaccione frente a esta situación, solicitando además de drásticas penas, la condigna sanción social.

Pero lo más lamentable y deprimente, insistiendo sin querer en el caso de Valoyes, es el coro de insensatos: “Ve, ahí no pasa nada, el Bagre con la plata que tiene, no va a dejar sobre todo ahora en elecciones, que a un amigo lo dejen en Anayanci”, coincidiendo con alguno de las reacciones que comento en este escrito que, por más grave que sean los hechos, la gente no los quiere presos, más bien los quiere ver en sus calles o en sus casas (Domiciliaria), ostentando y derrochando los recursos que le esquilmaron al estado, en un claro ejemplo para las generaciones del futuro de que, “El delito siempre paga”

PDTA: Votar por quienes se han apropiado de los recursos de regalías, no es otra cosa que, aplaudir el saqueo a los recursos del estado y vender la idea a las nuevas generaciones de que “Ser delincuente paga”.

Atentamente,

Odín Sánchez Montes de Oca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *