Charlas con «Papito Díaz», memoria sobreviviente de los años 40 del siglo pasado en Quibdó

Este reportaje que hemos desempolvado de nuestros archivos, fue realizado por Gonzalo Dìaz Cañadas al pariente Oscar Diaz Mendoza » Papito» , hijo del bisabuelo Delfino Diaz Ruiz y hermano de nuestro abuelo Delfino Dìaz Mendoza a quienes nunca conocimos. » Papito» era la biblia de la familia Diaz, el ùltimo sobreviviente de su descendencia en Quibdò y actor de primera linea en mas de medio siglo de historia en el Chocò. A el acudimos a finales de 1998 en busqueda de informaciòn para mi investigaciòn «El Choco en blanco y negro,» a traves de los cuales se dieron los primeros pasos en la recuperaciòn de la memoria visual e historica, que años despues dieron pie a la creaciòn del Arhivo Fotogràfico y Filmico del Chocò. El tio » Papitpo» fallece en Quibdò el 10 de octubre de 2008.

Oscar Diaz Mendoza y su padre Delfino Diaz Ruiz en la casa de su propiedad en el Barrio Prado de Medellin .

Por : Gonzalo Dìaz Cañadas.

El miembro de una familia de la otrora aristocracia quibdoseña y tuvo dos grandes amores Dominga Pinilla una mujer negra que lo cautivò, con quien formò una hermosa familia y lo acompañò hasta sus ùltimos dias y Margarita Mosquera Mosquera con quien tuvo dos hijas.

Oscar Díaz Mendoza “Papito “Nació el 23 de diciembre de 1920, y es el único de los descendientes del Intendente y representante al Congreso Delfino Díaz Ruìz, que aún sobrevive en Quibdó y ha permanecido en el Chocó. Hijo de buena familia y de buenas costumbres, en sus años mozos un hombre elegante, con porte de galán de cine. desarrolló su actividad laboral en la dirección de Estadística que funcionaba en el edifico nacional y en el Seguro Social donde fue su secretario general por varios periodos y de donde salió pensionado hace varios años.

A “Papito “lo encontramos en la tranquilidad de su hogar en el barrio la Cohimbra de Quibdó, leyendo una enciclopedia empastada en cuero que aún conserva de la biblioteca de su padre, actividad que realiza no solo para matar el tiempo, sino   como un ejercicio de cultura y de lectura de hondo arraigue en su personalidad e intelectualidad. Hace algún tiempo colaboró con el escritor Carlos Arturo Caicedo en la reconstrucción del mapa de Quibdó de principios de siglo, explicando casa por casa quien habitaba en esta villa de Asís.

A pesar del paso de los años conserva una memoria lúcida, fotográfica que recrea con anécdotas, mofas y chistes reales de ese Quibdó en blanco y negro que pretendemos rescatar, con historias que van desde los salones de las pudientes familias de la carrera primera donde habitaban los blancos, hasta el popular sector del barrio la Yesquita donde funcionó la zona de tolerancia, con sus  bares y mujeres de la vida, lo que demuestra que hasta en materia de putiaderos, Quibdó va para atrás.

Uno de los hechos mas trascendentales de su vida le tocó afrontrarlo en Bogotá  donde se encontraba el   9 de abril de 1948 con la muerte de Gaitan cuando el llamado “ Bogotazo” , Díaz Mendoza estaba   alojado en un hotel desde donde presenciaba la turba enardecida clamando venganza ante la muerte del caudillo, en el  mismo piso  se encontraba alojado un joven estudiante de la Universidad Nacional  de Bogotá , Fidel Castro quien vino a un congreso de jóvenes en Bogotá, años mas tarde trasformaría la historia revolucionaria de América Latina.

Papito fue condiscípulo de Bachillerato en el Colegio Mayor de San Bartolomé, internado con el presidente Misael Pastrana Borrero. Y estando Pastrana de presidente en una visita a Quibdó se acordó de el y lo mandó a buscar para que se vieran personalmente en el Hotel Citará y el le mando a decir que si quería verlo, que el presidente fuera a su casa, en ese entonces vivía en la 5ta con 31 al lado de Dasalud. Le hizo su desplante al presidente y no fue.

Y otra anécdota cuándo estalló la segunda guerra mundial, el gobierno central envió a Quibdó a un agente del Servicio Secreto y el tipo estaba en un bar de Quibdó dizque haciendo inteligencia y «Papito» junto con unos amigos le hicieron una broma , los amigos de el, le dijeron al detective que » Papito » era un agente comunista y que le pasaba información a Rusia y el tipo no dejaba de mirarlo y «Papito» le sostenía la mirada como retandolo y cuándo se levantaba a hacer cualquier cosa el tipo se iba atrás.
El agente hasta llamó a Bogotá informando que había detectado a un espía ruso en el Chocó.
Por supuesto que preguntaron el nombre y de la Intendencia le respondieron que Oscar Diaz Mendoza era hijo de Delfino Díaz Ruíz y que era un mamador de gallo mundial.
Al detective lo regañaron y le dijeron que buscara oficio. Al día siguiente cogió rumbo a Bogotá

La Casa Díaz- Zuñiga

Gonzalo Zuñiga Arboleda y sus hijos

La Casa Diaz-Zuñiga   fue fundada en la década del 20 por de don Gonzalo Zuñiga Arboleda , de Popayán  y Delfino Díaz Ruiz ,  eran unos empresarios que quebraron por que eran malos negociantes, traían demasiadas cosas para un Quibdó tan pequeño, se hacían pedidos desorbitados . Llegaron a pedir a Alemania a la casa Kising y Morgan una cantidad exhorbitante de mercancia , al mes llegó una barquetona únicamente con de cucharillas, tenedores, cucharas y cuchillos, de alpaca.  A su vez Don Luis Meúk, Tufik Melúk y Lucindo Poso todos pedían en iguales proporciones, cosas que no se podían vender en un siglo. Una vez trajeron de Nueva York 500 màquinas Singer. De 5 gavetas, que no las tenía un almacén en Bogotá, aquí se vendían a $ 28 pesos.

Delfino Díaz Ruiz un joven hábil y disciplinado teniendo 18 años y con sus ahorros se asoció con don Gonzalo Zúñiga Ángel y a partir de allí iniciaron una aventura empresarial de importancia, puesto que desde Quibdó se abastecía al resto del Chocó y algunas casas comerciales de Medellín y del sudoeste Antioqueño del interior, llegando a establecer sucursales en Cartagena y con agencias comerciales en Nueva York, Lyon y Hamburgo. Fue puès un verdadero “Self made man “

El Cine y los teatros

Según Papito Díaz, la primera vez que vio cine en Quibdó fué en la casa de los Díaz, la que se quemó, en la cra 3 cuando era de madera, en el primer piso se acondicionó un saloncito de cine, después vino la apertura de salones y teatros como tal.

Estaba ubicado en la casa de la familia Zuñiga Angel, una gran casona de casi una cuadra donde fue construido hoy el Palacio de Justicia en Quibdó calle 24 entre segunda y tercera, La Casa de los Zuñiga   Ángel era la bodega, allí quedaba el Salón Colombia en el segundo piso, era una casa grandisima que tuvo incluso un faro que iluminaba de noche.

Las películas eran serie de 30 o 40 capítulos que los pasaban 4 o 5  rollos en cada proyección y quedaba en continuidad durante los días siguientes. En los intermedios se encendía la luz y se vendía los raspados de don Julio Díaz, quien falleció en un accidente aéreo de un Sicoski que se estrelló contra el cerro el Torra y el cual sobrevivió MR Marchall el gerente de la Chocó Pacifico, quien durante dos meses deambuló en la selva, según Marchall, Julio murió antes del impacto y el piloto quedó incrustado en su silla. Mr. Marchall siguiendo el curso de las quebradas deambulo durante dos meses, hasta que se encontró cerca de Cartago con unos mineros quienes lo rescataron. Esta hazaña fué publicada en un boletín” Odisea en las Selvas del Chocó “. El mismo Marchal había estado a punto de ahogarse en una canoa en el San Juan.

Oscar Diaz Mendoza, Ruben Arce y el escritor Arnoldo Palacios  durante una conferencica en Quibdò, años 40
Oscar Diaz Mendoza, Ruben Arce y el escritor Arnoldo Palacios durante una conferencica en Quibdò, años 40

El salón si bien quedaba en un segundo piso, era a su vez de dos niveles, abajo galería, y arriba el palco, tras el telón quedaba el comedor de la casa Zúñiga, cuando tenían una comida de importancia quitaban las bancas.

Aquí se casó Fuad Cajales el rey del Plátino con Yanet Malase, otra turca que lo quebró, Cajales era un hombre millonario, muy inteligente quien le prestaba plata incluso al gobierno. Felix Meluk era el rey del Oro, aunque quebraron con las bajas de los precios

Muerto Don Julio Zúñiga Ángel no había quien manejara el Salón Colombia, Ibrahim Zúñiga Ángel “El Mono “quien tenía un cine en Condoto, se vino a Quibdó a manejar el cine y remplazar a su hermano, hasta el 1942, se realizaron presentaciones aquí.

Simultáneamente funcionada el Salón Claret: quedaba en el convento que se quemó, allí daban películas de macistes, griegas, era un salón enorme que se quemó el 31 de enero de 1930.

En 1934 Miguel Ángel Ferrer abre el teatro Quibdó, Casado con Ángela Arco. El teatro quedaba cerca al almacén de Libardo Jaramillo en la cra 1 con calle 25, al frente del bar Quibdó de Diego Torrijos donde había unos billares. Al frente de donde queda hoy la compra de oro de Alfonso Velez. La mayoría de estos teatros funcionaban en casa familiares que las adaptaban como sala de cine.
Eduardo Santos y Lorencita Villegas, visitaron a Quibdó cuando este estuvo de candidato en 1938
Eduardo Santos y Lorencita Villegas, visitaron a Quibdó cuando este estuvo de candidato en 1938
La visita de Eduardo Santos

Eduardo Santos y Lorencita Villegas, visitaron a Quibdó cuando este estuvo de candidato en 1938 y se hospedó en la casa de los Díaz, Dado que la futura primera dama se sometía a un tratamiento diario su cabellera rubia, fue necesario conseguir los servicios de la señora Honoria Serna para que le hiciera el tinturado todas las mañanas a Lorencita, durante los dos días de permanencia en Quibdó.

Alfonso López Pumarejo vino de Presidente y su esposa María Michelsen,  se alojaron en la casa de don Feliz Meluk en la carrera primera, al lado de la casa de Don Juan José Carrasco Lozano.

Zona de Tolerancia en la Yesquita, Vamos para el “Culin Dancing “

Como todo puerto y pueblo que se respete, Quibdó tuvo su zona de tolerancia, en el barrio la Yesquita a donde no sólo llegaban los quibdoseños, sino turistas y marineros que llegaban en grandes barcos. En este sector se presentaban frecuentemente riñas y uno que otro asesinato.  Los más importantes cabarets de las épocas fueron: el Bataclan

, el Balalaika, el Edén, la Innominia, El Culin Dancing, Kin Kon, el Búho negro, que era de lo peor.

El Incendio de Cuatro Esquinas

Ocurrió El 6 de enero de 1926, en la carrera tercera donde hoy està Drogas la Rebaja y arrasó toda una cuadra de grandes viviendas, desde la actual Caja Agraria hasta la esquina donde funcionò la Electrificadora.

El Incendio de Cuatro Esquinas
El Incendio de Cuatro Esquinas

El incendio se originó en un garaje de Don Delfino Díaz R, quién se encontraba en Bogotá asistiendo al Congreso. En el garaje estaban dos automoviles Studebaker de color rojo, bajo el cuidado de Arévalo un costeño, quien era su conductor y quien se encontraba en un velorio, donde se acabó el combustible de una lámpara, Arevalo muy amigo de los tragos y quien estaba tomando se ofrecido a traer la gasolina del garaje que se almacenaba en latas, Arévalo al encender una vela no tuvo los cuidados del caso originando una explosión de la cual se originó el trágico incendio, que le ocasionó quemaduras graves. El incendio arrasó con las casas de Don Mario Ferrer, Delfino Díaz Ruiz, Desiderio Díaz Perea, Elías Arce, Juan Garces, Eran casas inmensas de madera de pino canadiense importado.

Centro de espiritismo en Quibdó

Con la muerte de Gonzalo Díaz Mendoza su madre Doña Hermelinda Porras “ Mameñe” se sumerge en una tristeza y depresión agobiante y se refugia en lo esotérico y el espiritismo buscando comunicación con su hijo fallecido. Su esposo don Delfino Díaz Ruiz le compra de España varios libros sobre el tema y se vuelve una experta en el tema.

Este centro funcionó de manera discreta en Quibdó en el primer piso de la casa de Don Delfino Díaz R. y alcanzó a tener fama en toda Colombia. Allí se realizaban comunicaciones con otras personas, era muy visitado en las noches cuando se hacían sesiones de espiritismo, a tal punto que la iglesia protestó.

Delfino Díaz R se carteaba sobre este tema con el doctor Luis Zea Uribe, padre de Germán Y Elvira Zea Hernández.

La trocha a Medellín al trote y galope

En 1939 había camino solo hasta la Platina, de allí el viaje se hacía en mula, hasta Tutunendo, de allí a la Equis donde era la primera posada a donde llegaba a las 7 de la noche, saliendo a las 7 de la mañana, así eran tres días de camino por selvas, ríos y montañas hasta el Carmen de Atrato. Había un paso difícil llamado “cara de perro “.

Previo al viaje, había que enviar la carga con la ropa dos días antes,a efecto de cuando llegaran a las posadas tuvieran ropa limpia para cambiarse.

El viaje por barco a Medellín era mucho mas largo: Quibdó-Turbo-Cartagena-Barranquilla –Magdalena – Puerto Berrio – Medellín en tren. que duraba cinco días.

La aviación

Scatda: Manejado por pilotos alemanes Henry Holfman , Herber Boing que se casó con Inés Montaño en Bogotá

El viaje en avión se realizaba en el Voltrong (apellido de un militar alemán de la guerra del 14), tipo sicoski, acondicionado para aterrizar en agua y tierra, cuando Julio Zúñiga como piloto. La ruta era Quibdó – Cartago- Quibdó.Turbo- Medellín.

Testimonios de un sobreviviente poseedor de una gran memoria d elamcual logramos extraer estos datos importantes de su vida en Quibdò, ciudad donde fallecio-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *