LA HISTORIA DETRÁS DE UN PUNTAJE. Crónica sobre la mejor alumna de la institución José de Carmen Cuesta.Por :Roberto Luis Mosquera


Ella es Deyssi Fraysuri Murillo Mosquera, ustedes pensarán que es una estudiante cualquiera, pero no; Fraysuri es una estudiante quien como muchas otras afrodescendientes de población vulnerable, vivió en carne propia los vejámenes de la violencia y la desigualdad. Las tempestades de la violencia y la discriminación racial visitaron su vida desde temprana edad, pues a los 4 años su humilde hogar en Antioquia fue destruido por los violentos lo que obligó a su familia a dejar todo tirado y ubicarse en un lugar remoto de Medellín; su numerosa familia por obra de «José y María» sólo ingerían alimentos una vez al día, pese a esta situación, pudo ir a la escuela Bello Oriente en un recorrido que hacía desde su rancho hasta la institución caminando 4,5 kilómetros diarios.
Vale la pena anotar que al llegar a la escuela, un ambiente hostil la esperaba: la discriminación racial por el color de su piel, el bullying y la burla eran el pan diario de sus compañeros de aula; con todo y eso pudo terminar su primaria.
Nada podía ser más trágico para Fraisury, pues la desnutrición acumulada y una fuerte anemia le pasaron factura de cobro y casi le cuesta la vida, lo que le impidió seguir sus estudios de bachillerato.
Pasado un tiempo, más o menos dos años y medio, su humilde hogar se llenó de la grata noticia de que su madre había sido beneficiaria de una casa en un programa de vivienda estatal.
Como ustedes podrán entender la vida del desplazamiento en un país tan inequitativo como el nuestro es demasiado difícil, lo que obligó a Fraisury a trasladarse a Quibdó, en donde uno de sus tantos hermanos le tendió la mano.
Cuando Fraysuri llegó a solicitar un cupo a la institución educativa José del Carmen Cuesta, había en ella una tristeza muy profunda y también mucha desconfianza en quienes la rodeaban. El equipo de psicorientación de la Institución y mis compañeros de trabajo pronto empezaron a trabajar en ella lo que nosotros denominamos LA PEDAGOGÍA DEL AMOR, que consiste básicamente en resaltar las habilidades, actitudes y capacidades de los estudiantes a través de una fuerte dosis de afecto y de liderazgo para que sirvan de referente a otros jóvenes de su entorno.
Dentro de la extensa familia de Fraysuri, ella es la única que ha logrado culminar el bachillerato..
Por esa razón cuando se recibieron los resultados Icfes y vimos esos 314 puntos que ella obtuvo, hubo entre mis colegas muchas lágrimas de emoción, pues ella es muestra del poder de la persistencia y el esfuerzo constante.
Desde luego pasada la emoción le pregunté sobre sus sueños y metas a seguir, a lo que me respondió: «profe Tiko: yo quiero estudiar matemáticas o algo que tenga que ver con las matemáticas, pues usted bien sabe que mi vida ha sido sólo problemas… (risas)»
Ella agradece las sabias orientaciones de:
Marcos Pérez, Jennifer Sánchez y Mirna Cortés( coordinador y Psico orientadoras)
Los profes:
Benicio Cuesta, Nora Romaña, Visitación Arango, Sidney Becerra, Alexandra Valencia , Arturo Palacios, Jesson Castro, Digxon Londoño, Yair Romaña, Miriam Cuesta; Amparo Mosquera, Franklin Blandón, Marvis Lagarejo, Emiro Maturana, y Roberto «Tiko» quien escribe esta crónica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *