LA FOTOGRAFÍA EN COLOMBIA Y EL CHOCÓ Por : Gonzalo Díaz Cañadas ( II Parte )

Casa en Quibdó del arquitecto español Luis Llach Lloresta 1908

Hablar de un pionero o de un inicio de la fotografía en estas recónditas tierras, es una respuesta que esta investigación no ha logrado concretar, no obstante se  conoce de los inicios de esta actividad en nuestro país, de una manera prematura por cierto y por el ingenio de colombianos y extranjeros   que seguían paso a paso los avances del mundo occidental.

La fotografía aparece en Colombia de manera muy temprana y particular con los trabajos del Barón de Gross en 1847, un diplomático Francés aficionado a este gran invento, quien siguiendo las informaciones de los avances de la fotografía en París, construyó una cámara con la que comienza a experimentar logrando resultados  maravillosos, como  las primeras imágenes en daguerrotipo de la calle del observatorio  en Bogotá realizado en 1842.

Años después Luis García Hevia, nacido en el seno de una familia de patriotas y quien era conocido como pintor de próceres y autoridades eclesiásticas se convierte en una de las figuras más sobresalientes de la  pintura y fotografía  en la primera mitad del siglo XIX, siendo una de sus obras más representativas la obra pictórica sobre la muerte del general Santander. García Hevia, se interesó en documentar fotográficamente los vestidos de distintas regiones, así como el paisaje y diversos aspectos de varias ciudades entre ellas Ambalema, Honda y Bogotá.

Familia Castro Torrijos ,Quibdó 1954.

El interés por la fotografía se había multiplicado en la Nueva granada y es así como se registran los devastadores efectos de la guerra de 1859 a 1862, épocas en que quizás algunos de los muchos aventureros extranjeros  que llegaban en busca del oro y riquezas a nuestra tierra cargaran su cámara al hombro dejando huellas y recuerdos imposibles de localizar.

La fotografía ha estado ligada a La historia del Chocó y es sin duda alguna una herramienta documental importante para el conocimiento de la historia y del  desarrollo de los pueblos.

Es muy probable que con el gran interés que reportó esta región por sus descubrimientos de oro y platino muchos personajes  hubieran visitado estas tierras y captadas imágenes, dibujos, pinturas, grabados, óleos y todo tipo de expresiones artísticas, que plasmaban la realidad a través de la imagen.

Vale recalcar que antes de la fotografía  como tal y  su impresión imperecedera en el papel, el hombre con diversas técnicas como el Daguerrotipo, el ambrotipo y el ferrotipo se aproximó de manera fiel a la impresión de la imagen.

HISTORIA DE LA FOTOGRAFÍA EN EL CHOCO

Este trabajo de recuperación de la memoria visual del Chocó a nivel fotográfico toma como punto de partida  y memoria viva, una imagen de Istmina en 1899 firmada por  Rafael García ( Ralga )  que reposa en los archivos de El Espectador  y una foto de  la Familia Sánchez en Quibdó en 1905 y que hace parte de la colección recopilada por el Museo de Arte Moderno en  el  marco de la investigación que realizó durante tres años sobre la Historia de la Fotografía en Colombia, publicada en  un completo volumen en 1996.

A `partir de la década del 1920, corresponden  otras fotografías  antiguas localizadas en el periódico El Espectador y que corresponde a varias  edificaciones y calles de Quibdó  y otras regiones del departamento. El diario de los Cano alberga en sus archivos la mayor y más importante  muestra visual del Chocó en el siglo registrando diferentes sucesos y eventos de importancia en la historia chocoana, tales como el Incendio de Quibdó, los trabajos de la Compañía Minera Chocó Pacífico en Andagoya y Condoto, visitas presidenciales, personajes destacados,  al igual que una serie de imágenes de diferentes municipios, paisajes y temas.

Este archivo conserva en buen estado diversas imágenes  de acontecimientos y personajes , entre las cuales se encuentra  cerca de 40 fotografías tamaño carta del padre del departamento e inspirador de la Universidad Tecnológica del Chocó, Diego Luís Córdoba Pino, al igual que otros personajes ilustres en el contexto nacional como Sergio Abadía Arango, Manuel Mosquera Garcés, Adán Arriaga Andrade, entre otros.

A partir de esta fecha se conservan diversos registros impresionantes e incluso anónimos que reposan en los archivos de periódicos nacionales como, El Tiempo, El Colombiano, El ABC, El Relator de Cali, El Mercurio de Cartagena  y en publicaciones como la Revista del Chocó editada por la Intendencia, la  Geografía Ilustrada del Chocó del teniente Jorge Mendoza Nieto publicada en 1942 y la Geografía Económica  de la Contraloría General de la Nación en 1943, además de  una larga lista de libros  nacionales y extranjeros que se conservan en archivos, hemerotecas y numerosas familias que desde mucho antes del incendio de octubre de 1966 habían emigrado al centro del país y en museos y bibliotecas de otros países como España, Suecia, Italia, Estados Unidos, etc.

La historia del Chocó y en particular de Quibdó de principios de siglo siempre estuvo  impregnada  por la modernidad, cine en 1914, automóviles, fábricas, emisora, imprenta, barcos a vapor, hidroaviones, teatros, periódico, etc., dado el intercambio comercial y cultural con otras culturas, en la época en que la economía mundial del oro y el platino tuvo dependencia en el Chocó, tierras de multinacionales, inmigrantes sirio libaneses y de muchos confines del planeta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *