MANO PELE, CHUSPA AL SUELO «Vuelvo y juego Martín, pero por Quibdó».Por :Odín Sánchez Montes de Oca


Mis asiduos lectores y escuchas pueden dar fe que, desde hace meses, y muchos, salvo en la última entrega por este mismo medio «Dejen hablar a esos muchachos», no he vuelto a mencionar en mi boca, ni a escribir en mis notas el nombre, ni sobre las actividades del burgomaestre o su majestad Martín Sánchez Valencia, como le dice el Veedor Ciudadano Darwin Lozano.

Cierto es que, después de haberme declarado con vehemencia en oposición e invitado en los primeros meses del 2020 a quienes recién habían perdido las elecciones para Alcaldía y Gobernación, he rebajado la intensidad con que inicié esa desconocida actividad en la vida política de Quibdó y del Chocó, y he arremetido más bien contra el delincuencial comportamiento de los integrantes del grupo denominado como los «Embilletados».


Dijimos cosas graves de Martín, de sus aliados, y conminamos en vano a las autoridades judiciales para que complementariamente ejercieran con celeridad sus funciones de investigar, imputar y sancionar los hechos y a las personas denunciadas, con tan mala suerte para Quibdó y el Chocó que el tal AMARANTO, resultó ser paisano y muy cercano a Martín, tanto que jueces y fiscales se hicieron los pendejos con las publicitadas denuncias contra alcalde, personero y altos funcionarios de la administración, como el caso del homicida Beimar -Jefe de Contratación Municipal-, quien a pesar de los delicados hechos denunciados e imputados, continúa campante en su cargo, por ser protegido del “Bagre enjabonado”.


Rebajé la intensidad de mi actividad opositora, no por miedo al establecimiento, o a los que viniendo del sur caminan empinados, o por algunos asesores que aún permanecen vinculados a la administración por contrato -por no echarlos por sus conocidas fechorías-, y si por el adagio chocoano: «Que cuando no es por los Córdobas es por los Chalá», y la verdad es que, de continuar denunciando hechos e irregularidades de su gestión, voy o podría tocar personas o familias que merecen mi aprecio y consideración, razón por la cual creo también, que el respetado sacerdote y filosofo Yuteño en un momento dado, abandonó la idea del «Cabildo contra la Corrupción» en el Chocó.


Pero señor Alcalde: Déjeme decirle que, por los varios comunicados, llamados por nosotros mismos «pasquines o panfletos» y que, si las autoridades de policía o judiciales quieren, pueden determinar quienes son sus autores o de dónde vienen, porque en ellos se consignan nombres, es que he decidido, solo por Quibdó y amor a la Choquib, recordarle en esta nota, apartes del 315 constitucional: «2.º…….El Alcalde es la primera autoridad de policía del Municipio. La Policía Nacional cumplirá con prontitud y diligencia las órdenes que imparta el alcalde por conducto del respectivo comandante.». Entonces por lo que se lee y se ha pedido en lo que por miedo a las autoridades hemos llamado pasquines o panfletos, y no comunicados, me parece que conforme la norma superior anotada aquí, si no hay gato encerrado, hay falta de gestión, inacción, y hasta de pronto se esté prevaricando por omisión, porque lo que se ha pedido en esos comunicados para intentar unos diálogos, declarar ceses unilaterales, inclusive acogerse a procesos de desmovilización, por contar la verdad o colaborar con la Justicia ante la Fiscalía o ante la JEP, que es lo que se estila para estos casos en todas partes, o es físico miedo o negligencia, porque lo que se pide en esos comunicados por parte de “los Mexicanos”, cabe dentro de las funciones del señor alcalde como jefe de policía, que no es otra cosa que actuar frente a lo pedido por los grupos armados y solicitarle a la Fiscalía que estos muchachos sean escuchados. Y no sé del porqué de la riesgosa negligencia, porque con fecha 11 de agosto (miércoles), aparece otro comunicado -para otros «pasquín»-, en donde se advierte que por no ser atendidas sus solicitudes y por algunas contradictorias versiones del señor comandante y subcomandante de la policía, supuestos enemigos de la paz, deciden levantar el cese al fuego que días antes habían decretado.


Cuando escribía esto ayer jueves, ya iban 2 homicidios y un atentado, y en mi opinión, los responsables de estos atentados, no son los autores materiales, llámense Mexicanos, Clan del Golfo o Guerrilla Urbana, si no los determinadores, los que por negligencia u omisiones han dado lugar a estas actuaciones, que consecuencialmente, tienen aterrorizada a la sociedad quibdoseña; pues si el jefe de la policía en Quibdó -Martín Sánchez Valencia, según el artículo constitucional aludido-, hubiera hecho lo que tenía que hacer: Propiciar o dejar que esos muchachos hablen, que cuenten sus verdades, y si las encuentran ajustadas a lo que la ley exige para otorgarles beneficios, que se actúe de conformidad y como consecuencia podamos vivir en paz, evitándonos lamentables acontecimientos como los sucedidos ayer con el homicidio del hijo del exconcejal amigo Yair Enil. Dr. Martín, en esta ocasión no es por oposición, es por Quibdó, actué, ¿Porque tanto miedo?.


PDTA: Vine de Cali a Medellín, y estoy terminando de averiguar el chisme sobre la lista que integrarán “Marquitos” -hijo del Líder Tobías-, Gilder -Exalcalde del Medio Baudó-, y Nigeria Uganda, con la jefatura de debate de “Jorgito”. Mi opinión: Tiene todo el derecho la tercería.

Atentamente,
Odín Sánchez Montes de Oca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *