Con la Pandemia se exacerbaron las violencias basadas en género y la sobrecarga en las labores de cuidado, revela análisis del impacto de la emergencia COVID-19 en la vida de las mujeres chocoanas

Análisis general del impacto de la emergencia COVID-19 en la vida de las mujeres chocoanas

En el marco del proyecto liderado por la Red Juvenil de Mujeres Chocoanas ESTRATEGIAS PARA ENFRENTAR LOS IMPACTOS ESPECÍFICOS SOBRE LA VIDA DE LAS MUJERES DERIVADA DE LA EMERGENCIA COVID – 19, se tuvo como objetico principal realizar el levantamiento de información territorial y la construcción e implementación de un plan de incidencia local que permitan mitigar los efectos que la pandemia del COVID-19 ha tenido en cada territorio y principal mente en la vida de las mujeres.

Hoy luego de meses de estudio y trabajo se presenta a la opinión pública el  análisis general del impacto de la emergencia COVID-19 en la vida de las mujeres chocoanas fundamentalmente que arroja como resultados un aumento en la Exacerbación de las violencias basadas en género en el marco de la pandemia en Chocó y Sobrecarga en las labores de cuidado en Chocó

Las mujeres en el departamento de Chocó representan 51,2% de la población, según las cifras del último censo poblacional realizado por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (2018b). Para el levantamiento de información en Chocó se entrevistaron y encuestaron 44 mujeres de diferentes municipios[1]. De ellas, el 19% no pertenece a ninguna organización de mujeres y el restante 81% pertenece a alguna de las organizaciones presentes en el departamento[2].

            Sobre la percepción de las mujeres encuestadas y entrevistadas con respecto a la exacerbación de las violencias basadas en género en el departamento, el 100% afirmaron que, en efecto, se había presentado un aumento en los hechos de violencia contra las mujeres. Según el 57% de las encuestadas, este incremento respondía al confinamiento obligatorio; el 19% respondió que se debía al aumento en la carga de trabajo; otro 19% aseguró que respondía al marcado desempleo que habían sufrido las mujeres y el restante 1% afirmó que era consecuencia del desempleo, el aumento de la carga de trabajo y el confinamiento.

            Sobre las víctimas de las violencias basadas en género en el departamento, las encuestadas respondieron que eran, principalmente, las mujeres, seguidas de las adolescentes, las niñas y las personas transgénero, siendo los hombres los principales agresores. Con respecto al tipo de violencia que se ha venido recrudecido en el Chocó, el 66% las mujeres encuestadas aseguraron que era la violencia física; el 19% afirmaron que había un aumento considerable en la violencia psicológica; otro 10% contestaron que había incrementado la violencia económica y, finalmente, el 5% afirmó que se había incrementado la violencia sexual por parte de un conocido (gráfico 8).

            Estos datos se corresponden con las cifras disponibles en el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (2020), la Corporación Humanas (2020), la Red de Empoderamiento de Mujeres Chocoanas (2020) y la Gobernación del Chocó (2020), pues según estas entidades se evidenció un aumento en los casos de violencia física y sexual contra las mujeres, así como en los casos reportados de feminicidios (gráfico 9). Si bien se realizó una búsqueda exhaustiva sobre cifras en cuanto al abuso de violencia económica, no fue posible determinar las variaciones que hubo en estos casos.

            Con respecto a la pregunta de si se crearon nuevos canales para denunciar diferentes hechos de violencia contra las mujeres, las encuestas y entrevistas afirmaron que sí se crearon nuevas líneas telefónicas de denuncia en la Secretaría de Género del Chocó y en la Policía. De las mujeres que afirmaron que se habían creado estos nuevos canales el 38% aseguró que sí eran efectivos para la denuncia de casos de violencia de género, el 52% afirmó que no lo eran y el restante 10% dijo que no conocía si eran o no efectivos, pues no se habían presentado denuncias a través de dichos canales.

            Adicionalmente, las mujeres entrevistadas aseguraron que a pesar de poner las denuncias antes las autoridades competentes, muy pocas veces la justicia ha resuelto los casos, pues la mayoría quedan en la impunidad. Han sido más bien pocos los casos en los que se les imponen órdenes de alejamiento a los agresores o que son procesados judicialmente, aunque sí existe acompañamiento jurídico para las víctimas y hay varios casos en proceso de conciliación. Finalmente, sobre este tema, las personas entrevistadas aseguraron que sí existen organizaciones de la sociedad civil que acompañan los casos de denuncia y que brindan apoyo psicosocial a mujeres víctimas de violencias basadas en género[3].

Sobrecarga en las labores de cuidado en Chocó

Las mujeres en el departamento de Chocó representan 51,2% de la población, según las cifras del último censo poblacional realizado por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (2018b). Para el levantamiento de información en Chocó se entrevistaron y encuestaron 44 mujeres de diferentes municipios[4]. De ellas, el 19% no pertenece a ninguna organización de mujeres y el restante 81% pertenece a alguna de las organizaciones presentes en el departamento[5].

Para determinar cuál es la situación actual de la economía del cuidado y de la distribución de roles de cuidado en Chocó, se preguntó a las entrevistadas si consideraban que se había presentado un aumento en las labores de cuidado desde la declaración de la emergencia sanitaria. A esto, el 100% respondió que sí y aseguró que este incremento respondía al hecho de que había más personas en casa con lo que se aumentaban las cargas entre el trabajo doméstico, el de cuidado de niños y adultos mayores. Las personas, además, debían asumir la educación en casa de las niñas y niños. Según las participantes, el desempleo producido por la emergencia sanitaria también había profundizado la desigualdad entre mujeres y hombres en cuanto a los roles de cuidado que asumían.

Además de esto, el 72% de las encuestadas aseveraron que el aumento en las labores de trabajo en el contexto de la pandemia había sido superior a 4 horas diarias, un 14% afirmó que había sido inferior a este tiempo y otro 14% aseguró que había sido de aproximadamente 4 horas al día (gráfico 7). Además de esto, aseguraron que la sobrecarga en las labores de cuidado recaía principalmente en las mujeres. Adicionalmente, se preguntó a las entrevistadas si consideraban que en el marco de la pandemia habían surgido nuevas labores de cuidado, a lo que respondieron que sí, especialmente las que se derivan de la educación en casa y los cuidados sanitarios.

            Sobre las actividades en las que ha aumentado la carga de trabajo de cuidado, el 57% de las encuestadas respondió que había un marcado incremento en los trabajos domésticos. Además de esto, un 28% de las participantes aseveró que se había dado un aumento combinado de las labores domésticas, el cuidado de las niñas y niños y el cuidado de adultos mayores. Otro 5% afirmó que el incremento se había dado de manera paralela entre las labores domésticas y el cuidado de los adultos mayores y otro 10% aseguró que se había presentado un incremento simultáneo entre las labores domésticas y el cuidado de niñas y niños. Adicionalmente, un 38% de las mujeres chocoanas afirmó que el incremento se había presentado sólo en los cuidados de niñas y niños y otro 5% aseguró que había aumentado sólo en el cuidado de los adultos mayores (gráfico 8).

A la pregunta de si las personas que realizaban las labores de cuidado poseían otros trabajos, el 81% de las entrevistadas respondió que sí poseían otros trabajos; el 5% afirmó que no o que tenían trabajos ocasionales diferentes a las labores de cuidado y el restante 14% dijo que no tenía conocimiento.

            Con respecto al tipo de remuneración que recibían las personas encargadas de realizar las labores del hogar, el 100% de las mujeres entrevistada respondió que no recibían ningún tipo de remuneración. Adicionalmente, las mujeres encuestadas respondieron que, dado el contexto de la pandemia, las personas -especialmente las mujeres- tendían a sentirse ansiosas, deprimidas/tristes o paranoicas, como se muestra en el gráfico 9.

            Finalmente, a la respuesta de si existían mecanismos de apoyo psicosocial para las personas que realizaban el trabajo de cuidado, el 95% de las entrevistadas respondió que no y el restante 10% contestó que no tenía conocimiento de si existían. Aseguraron que el apoyo psicológico era brindado por organizaciones de mujeres como las madres comunitarias del Chocó.

Políticas públicas y medidas con enfoque de género en el marco de la pandemia en Chocó

Las mujeres en el departamento de Chocó representan 51,2% de la población, según las cifras del último censo poblacional realizado por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (2018b). Para el levantamiento de información en Chocó se entrevistaron y encuestaron 44 mujeres de diferentes municipios[6]. De ellas, el 19% no pertenece a ninguna organización de mujeres y el restante 81% pertenece a alguna de las organizaciones presentes en el departamento[7].

Para determinar si las mujeres chocoanas conocían las medidas que se había creado en torno a las violencias basadas en género, los derechos de salud sexual y reproductiva y aquellas relacionadas con la economía del cuidado, se les preguntó -a través de la encuesta- si conocían dichas medidas. Sobre las medidas que había tomado el Gobierno Nacional frente a la emergencia sanitaria, las ayudas que había brindado y las disposiciones que había tomado para mitigar el impacto de la pandemia, se realizaron las preguntas que se presentan en la tabla 3.

Tabla 3: percepción de las mujeres del Chocó sobre las medidas adoptadas por el Gobierno nacional frente a la emergencia del COVID-19
PreguntaTasa de respuesta “Sí”Tasa de respuesta “No”
¿Conocen las medidas que ha tomado el Gobierno Nacional frente a la emergencia sanitaria?100%0%
¿Conoce las ayudas que ha brindado el Gobierno Nacional en el marco de la emergencia sanitaria?100%0%
¿Conoce las medidas que tomado el Gobierno Nacional en el marco de la pandemia para mitigar los efectos de la misma sobre la vida de las mujeres?72%28%
¿Conoce las ayudas que ha brindado el Gobierno Nacional en el marco de la pandemia para mitigar los efectos de la misma sobre la vida de las mujeres?72%28%
¿Considera que dichas medidas han sido adecuadas?48%52%

Sobre las medidas específicas que habían tomado los gobiernos locales para mitigar la exacerbación de las violencias basadas en género en el departamento, el 48% de las mujeres entrevistadas respondieron que no conocían qué medidas se habían tomado y el 52% afirmó que se habían creado nuevos canales telefónicos para la denuncia de las violencias contra las mujeres. Con respecto a las medidas que habían tomado para prevenir la negación de servicios de salud sexual y reproductiva, el 29% de las entrevistadas afirmó que sí se habían creado, el 52% afirmó que no se habían creado y el restante 19% aseguró que no conocía si se habían creado o no.

            A la pregunta de si consideraban que se habían creado políticas o medidas con enfoque de género para enfrentar las posibles consecuencias que traería la emergencia sanitaria en la prestación de algunos servicios de salud sexual y reproductiva, el 43% respondieron que sí, el 38% que no y el restante 19% afirmó que no sabía. De las mujeres que respondieron afirmativamente, el 70% aseguró que las medidas no habían sido efectivas.

            Con respecto a las medidas que habían creado los gobiernos locales para enfrentar un posible aumento en la carga que asumían las personas encargadas del trabajo de cuidado, el 57% de las mujeres entrevistadas respondió que no se habían creado medidas, el 76% contestó que sí y el restante 19% afirmó que no conocía si se habían creado o no. Finalmente, sobre la pregunta de si consideraban que, en términos generales, los gobiernos locales habían adoptado medidas con enfoque de género, el 43% de participantes respondió que sí y el restante 57% aseguró que no (gráfico 3).

            Sobre las medidas que en efecto se crearon no se identificó ninguna con enfoque de género para mitigar los efectos que la pandemia ha tenido en Chocó.

Derechos sexuales y reproductivos en el marco de la pandemia en Chocó

Las mujeres en el departamento de Chocó representan 51,2% de la población, según las cifras del último censo poblacional realizado por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (2018b). Para el levantamiento de información en Chocó se entrevistaron y encuestaron 44 mujeres de diferentes municipios[8]. De ellas, el 19% no pertenece a ninguna organización de mujeres y el restante 81% pertenece a alguna de las organizaciones presentes en el departamento[9].

            Para determinar cuál es la situación actual de los derechos sexuales y reproductivos en Chocó, se preguntó a las encuestadas si consideraban que se había presentado algún tipo de negación al acceso a servicios sexuales y reproductivos. A esto, el 76% de las participaron respondieron que sí y el restante 24% contestó que no. Además, se indagó por los servicios en salud sexual y reproductiva que consideraban que se habían vuelto más urgentes en el contexto de la pandemia a lo que el 40% de mujeres respondieron que el acceso a servicios de anticoncepción; 41% aseguró que la atención a embarazos adolescentes; 9% aseguró que la atención a salud materna; 5% afirmó que era el acceso a tratamientos para ETS y otro 5% aseguró que era el acceso la IVE, como se evidencia en el gráfico 6.

            Con respecto a los servicios de salud sexual y reproductiva que se han restringido más en el marco de la pandemia, el 9% de las mujeres encuestadas respondieron que la atención a embarazos adolescentes; el 19% aseguró que había sido la atención a salud materna; el 38% afirmó que se trataba de los servicios de anticoncepción; el 20% afirmó que era el acceso a la IVE y el restante 5% aseguró que se había restringido el acceso a tratamientos para enfermedades de transmisión sexual.

            Sobre las razones que daban las EPS e IPS para negar el acceso a servicios de salud sexual y reproductiva, las mujeres entrevistadas afirmaron que entre ellas destacaban el hecho que la atención a pacientes COVID era prioritaria; que no disponían de los insumos o del personal para brindar estos servicios; o que no eran servicios esenciales en el marco de la pandemia y querían evitar aglomeraciones. Con respecto a los grupos de mujeres que más se veían afectadas por la negación en el acceso a servicios de salud sexual y reproductiva, las mujeres aseveraron que tendían a ser mujeres, adolescentes y niñas rurales, pues los actores armados no permitían que las mujeres se trasladaran hasta los centros de salud. Además de esto, afirmaron que otro grupo de mujeres vulnerado fue el de las migrantes, especialmente las venezolanas.

            Con respecto a las consecuencias que las mujeres entrevistadas encontraban sobre la negación de servicios de salud sexual y reproductiva aseguraron que había un aumento de embarazos adolescentes que terminaban en maternidades forzosas. Asimismo, aseveraron que la falta de prestación de los tratamientos para las enfermedades de transmisión sexual estaba siendo mortales en el departamento. Sobre la pregunta de si conocían mecanismos para exigir la prestación de estos servicios, el 38% aseguró que no conocía y el otro 62% aseguró que sí, mediante derechos de petición, quejas ante la Superintendencia de Salud y tutelas (gráfico 7).


[1] Estos municipios fueron: Novita, Condoto, Medio Atrato, Bojayá, Atrato Yuto, Nuquí, Istmina, Quibdó, Bajo Baudó Pizarro, Bahía Solano, Medio San Juan, Lloro, Tadó y Sipí.

* No fue posible recolectar cifras sobre denuncias o hechos de violencia económica.

[2] Las entrevistadas respondieron que pertenecían a las siguientes organizaciones: Red de Empoderamiento de Mujeres Chocoanas, ASOMUEMTA, ASOMUTI, Red de Mujeres de Condoto, Asociación de Mujeres del Medio Atrato, Red de Mujeres Construyendo Paz por Amor a Bojayá, Asociación de Mujeres Campesinas de Yuto, Asociación de Mujeres Productoras de Nuquí, Red Juvenil de Mujeres Chocoanas, ASOMUS, MASMEPEZ, Red de Mujeres del Medio San Juan, Asociación de Mujeres Luchadoras Unidad de Tadó. Del total de mujeres que aseguraron formar parte de una organización de mujeres, no fue posible determinar a cuál en 3 casos, pues respondieron mal el cuestionario.

[3] De las organizaciones nombradas por las mujeres entrevistadas destacan la Red Departamental de Mujeres Chocoanas, la Ruta Pacífica, Harlan Alaya, Asociación de Mujeres del Medio Atrato, Swissaid y la Mesa de Víctimas.

[4] Estos municipios fueron: Novita, Condoto, Medio Atrato, Bojayá, Atrato Yuto, Nuquí, Istmina, Quibdó, Bajo Baudó Pizarro, Bahía Solano, Medio San Juan, Lloro, Tadó y Sipí.

* No fue posible recolectar cifras sobre denuncias o hechos de violencia económica.

[5] Las entrevistadas respondieron que pertenecían a las siguientes organizaciones: Red de Empoderamiento de Mujeres Chocoanas, ASOMUEMTA, ASOMUTI, Red de Mujeres de Condoto, Asociación de Mujeres del Medio Atrato, Red de Mujeres Construyendo Paz por Amor a Bojayá, Asociación de Mujeres Campesinas de Yuto, Asociación de Mujeres Productoras de Nuquí, Red Juvenil de Mujeres Chocoanas, ASOMUS, MASMEPEZ, Red de Mujeres del Medio San Juan, Asociación de Mujeres Luchadoras Unidad de Tadó. Del total de mujeres que aseguraron formar parte de una organización de mujeres, no fue posible determinar a cuál en 3 casos, pues respondieron mal el cuestionario.

[6] Estos municipios fueron: Novita, Condoto, Medio Atrato, Bojayá, Atrato Yuto, Nuquí, Istmina, Quibdó, Bajo Baudó Pizarro, Bahía Solano, Medio San Juan, Lloro, Tadó y Sipí.

* No fue posible recolectar cifras sobre denuncias o hechos de violencia económica.

[7] Las entrevistadas respondieron que pertenecían a las siguientes organizaciones: Red de Empoderamiento de Mujeres Chocoanas, ASOMUEMTA, ASOMUTI, Red de Mujeres de Condoto, Asociación de Mujeres del Medio Atrato, Red de Mujeres Construyendo Paz por Amor a Bojayá, Asociación de Mujeres Campesinas de Yuto, Asociación de Mujeres Productoras de Nuquí, Red Juvenil de Mujeres Chocoanas, ASOMUS, MASMEPEZ, Red de Mujeres del Medio San Juan, Asociación de Mujeres Luchadoras Unidad de Tadó. Del total de mujeres que aseguraron formar parte de una organización de mujeres, no fue posible determinar a cuál en 3 casos, pues respondieron mal el cuestionario.

[8] Estos municipios fueron: Novita, Condoto, Medio Atrato, Bojayá, Atrato Yuto, Nuquí, Istmina, Quibdó, Bajo Baudó Pizarro, Bahía Solano, Medio San Juan, Lloro, Tadó y Sipí.

* No fue posible recolectar cifras sobre denuncias o hechos de violencia económica.

[9] Las entrevistadas respondieron que pertenecían a las siguientes organizaciones: Red de Empoderamiento de Mujeres Chocoanas, ASOMUEMTA, ASOMUTI, Red de Mujeres de Condoto, Asociación de Mujeres del Medio Atrato, Red de Mujeres Construyendo Paz por Amor a Bojayá, Asociación de Mujeres Campesinas de Yuto, Asociación de Mujeres Productoras de Nuquí, Red Juvenil de Mujeres Chocoanas, ASOMUS, MASMEPEZ, Red de Mujeres del Medio San Juan, Asociación de Mujeres Luchadoras Unidad de Tadó. Del total de mujeres que aseguraron formar parte de una organización de mujeres, no fue posible determinar a cuál en 3 casos, pues respondieron mal el cuestionario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *