MANO PELE, CHUSPA AL SUELO . Arde la Universidad Tecnológica. Por:Odín Sánchez Montes de Oca

Yo, particularmente no tengo nada contra David Emilio Mosquera Valencia, hijo de Ramon Mosquera Rivas «Ramon Plomo» y hermano de madre de Ramon Cuesta Valencia, presidente de la Junta de las fiestas franciscanas, identificados uno y otro, en que hay que hacer lo que sea para permanecer en sus respectivos cargos; esto es lo que hace hoy día «O Rey David», como le dice el Veedor Darwin Lozano al actual Rector de la Universidad Tecnológica del Chocó. Esto de por sí no es delito, lo malo está en realizar maniobras indebidas o fraudulentas para alcanzar el objetivo reeleccionista.

Tampoco soy amigo de los estamentos universitarios que propenden por el relevo de los miembros del Consejo Superior para conseguir el cambio de David, y mucho menos de aquellos que hacen lo posible porque permanezca al frente de los destinos de la UTCH.

Pertenezco a ese grupo de profesionales chocoanos que no egresaron de la UTCH, pero que quieren a la universidad como ese faro indiscutible que es de nuestra educación y que la queremos ver como laboratorio, guía y ejecutor de nuestro desarrollo, y que por lo tanto, no podemos ser ajenos a todo lo que en ella suceda, pero que a veces miramos de lejos, o dejamos que hagan por la mala interpretación que le han dado a la autonomía universitaria, porque según algunos miembros de los distintos estamentos universitarios, esa universidad es de ellos, en razón a que la famosa autonomía les ha entregado una especie de patente de corso para ellos poder hacer lo que les dé la gana, como gobernarla sin permiso de nadie, inclusive robársela sin que nadie pueda decir absolutamente nada; y esto no es solo en los amigos del rector, los otros también creen que, si nos interesamos por lo que allá sucede es politizar a la UTCH, cuando todo el mundo sabe la influencia que tiene el parlamentario y “El Bagre” en todas sus decisiones; y nos empujan a practicar respecto de la universidad la frase del liberalismo económico: «Laissez faire, laissez passer».

Para estos días (27 y 28), del presente mes de Julio, la UTCH fue sujeto de una visita de la Dirección de Inspección y Vigilancia del Ministerio de Educación Nacional, cuyos integrantes (como 5) vinieron en plan de recopilar pruebas e investigar sobre: asuntos de violencia sexual, salarios y prestaciones sociales adeudados a docentes y administrativos, otorgamiento de títulos Académicos de manera irregular, contratación de jóvenes investigadores infringiendo por parte de las autoridades administrativas la normatividad, los reglamentos y los propios estatutos.

Estos señores trabajaron en las instalaciones de la universidad los días antes señalados, y además de lo consignado en su plan de trabajo, escucharon a los candidatos y estamentos que se oponen a la virtualidad electrónica en las elecciones de representantes de los estudiantes, profesores y egresados, argumentando la falta de garantías en la auditoria al software y en general al proceso que supuestamente realizará la U de Córdoba; la misma que presidió la escogencia de Personero Municipal de Quibdó y Contralora Departamental, porque el que conoce de picaduras de culebra, le coge miedo a la lombriz; en lugar de haber escogido a una universidad que ofrezca mayor credibilidad como la U de Antioquia o la Nacional, que fueron sugeridas en la respectiva sesión del Consejo donde se aprobó la virtualidad electrónica, pero como estaban de acuerdo, en la reunión del 27 no se veía bien que se patrasiaran.

No sé si estén investigando la a todas luces irregular prorroga de los periodos de consejeros y del señor rector, pero en el plan de trabajo de los visitantes, solicitan pruebas cómo certificaciones sobre los periodos de rector y consejeros y actas de las reuniones donde se aprobaron las prórrogas, lo que quiere decir que, el Ministerio de Educación le está siguiendo los pasos a estos hechos, como también al escándalo de los diplomas, que por más que aceptemos la fragilidad de nuestra memoria, aún no tenemos Alzhéimer para olvidar hechos tan bochornosos como los que se vienen presentando en el alma mater con los auspicios de algunas autoridades administrativas aliados de los conocidos “embilletados”.


Por último, sin ningún temor a que se nos tilde de enemigos de ella, la universidad está hoy que arde por culpa de las elecciones de consejeros superiores y de rector, que han empujado a unos y a otros a cometer todo tipo de irregularidades para garantizar sus respectivas aspiraciones y reelecciones, en medio de investigaciones y visitas solicitadas por los distintos estamentos que ven como la universidad arde por dentro, mientras otros tratan de intimidar como plagiando la famosa ley del silencio u omertá -código de honor siciliano que prohíbe informar sobre las actividades delictivas-, que para el caso de las elecciones, se vienen dando en la universidad.


Lo único que nos salva de una inminente intervención desde el interior y en cabeza de un foráneo, es la reacción del pueblo chocoano, incluidos estudiantes, profesores y egresados, que vigilen el proceso, y que elijan unos verdaderos voceros, para que escojan un buen rector.

PDTA: Yo no creo que los miembros del Consejo Superior delegados de la Ministra y Presidente, no le cuenten a sus representados, que la universidad está que arde.

Atentamente,
Odín Sánchez Montes de Oca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *