Esto anda mal, ¿y los Jueces qué? Por:Odín Sánchez Montes de Oca

MANO PELE, CHUSPA AL SUELO

En la posdata de la columna del viernes pasado había dicho que, en la de hoy me dedicaría al tema de Yosimar -Secretario político del Bagre y ex Secretario de Educación por las calendas del 2.018-, pero siempre cuando quiero denunciar algún hecho irregular cometido por funcionarios o exfuncionarios, por lo general pertenecientes al selecto grupo de los «embilletados», alguien se me adelanta, y fue así como el lunes empezando la semana, leía de la revista «Kratos» un mensaje en las redes que entre otras cosas decía lo siguiente:
«Que Yosimar salga bien librado procesalmente de toda esta novela en este país del Sagrado Corazón de Jesús, no debe ser una extrañeza, pero ante la opinión pública quedará difícil explicar la procedencia de los recursos de la propiedad con que hoy cuenta, y que presuntamente cuesta como un millón de dólares»
Conocimos a Vicente su padre, residente en el barrio San Martín, y ponemos en duda como en otros casos de emergentes, que las súbitas riquezas que se les conoce procedan de herencias o legados. Todo el mundo escuchó al Fiscal 7o de delitos contra la administración pública en el video que se filtró de la audiencia de imputación de cargos , y leímos los comentarios que se hicieron en las redes, en los que la gente dice no verle ninguna posibilidad de éxito a la defensa que de los encartados hace el exsecretario de educación y abogado Luis Enrique (Kike) Abadía, tanto en la imputación por enriquecimiento ilícito, como para el de lavado de activos, en los que el Ingeniero Wilmar Lozano, en autos pretende echarse encima la propiedad del terreno o predio investigado, como para arreglarlo o hacer más benigno el lío de su patrón Yosimar, quien el 7 de Diciembre de 2.018 le adjudicaba el contrato No.115 por valor de $450 millones de pesos para mejoramientos ambientales en los centros educativos de los municipios no certificados. Cualquier comentario adicional, se lo dejo a mis habituales lectores y a la opinión pública en general, en últimas, destinatarios de estas líneas.
Claro está que los hechos que dan origen a las investigaciones que se siguen contra Yosimar, y que son noticias por todo el Chocó, no son de ahora, vienen desde la época de Martin, (aclaro, Hincapié); oficinas por las que después pasaron: Elvis, el hoy Secretario de Educación Municipal, y Beimar, el Coordinador de la contratación del ente Municipal. Por supuesto que al terminar una temporada futbolística, los equipos se renuevan o fichan a los mejores para sus filas, pudo ser lo que pasó con la contratación de esas dos nuevas figuras para Quibdó, mientras que a la departamental llegaba Lorena Guerrero, hija del exalcalde “Pocho”, recomendada por el Bagre, quien integró un envidiable staff, del que hacen parte además: Yilky y María, Gloria y la Capital del Caquetá, encargada de llevarles lo de ellos a Domingo y a quien aspira a que le votemos a Senado. Conociendo esto y mucho más, he llegado a la conclusión que más allá de los repartos, Yosimar ha podido no solo comprar el predio, construir la casa y comprar carro; pues el Secop (Sistema Electrónico para la Contratación Pública) nos señala que, de las contrataciones que allí se efectúan, y de la manera como la hacen y con quienes las hacen -Contratación de la sola educación indígena, y la Vigilancia-, son muchas las utilidades que se han repartido entre funcionarios (a) y asesores (a), conocidos y conocidas de autos.
La verdad es que, desde que los medios nacionales empezaron a mostrar y hablar del «Barrio del Estado», ubicado por donde resido yo, no había vuelto a oír de investigaciones por enriquecimiento ilícito, porque desde que aparecieron las regalías -excepto “Luigi”, del que dicen sus cercanos no invirtió un peso acá, si no en Washington DC-, quienes lo sucedieron en la Gobernación, compraron o adquirieron bienes raíces (Apartamentos, casas, fincas, carros y cuatrimotos de alta gama) en Medellín, Cartagena, Santa Marta, Pereira, y por lo general en el eje Cafetero e inmediaciones del Valle del Cauca; y no lo digo por envidia, o porque esté envenenado como me dijo un embilletado, si no porque trato con estas líneas o en los medios hablados, de invitar a la sanción social; ya que las sanciones penales, disciplinarias y fiscales brillan por su ausencia, porque las autoridades encargadas de imponer las se transan.
Que dirá el Juez de Garantías en este caso, porque yo no escuché solicitud de medida de aseguramiento, aunque fiscal y Juez coincidieron si, en que se aplazara la solicitud de medida cautelar. Señores Fiscalía, hagan su trabajo para que estos Jueces no vayan a salir que la fiscalía no solicitó, o que no argumentó.
PDTA: Leía una demanda indemnizatoria contra la Nación, Departamento y Municipios y en favor de los perjudicados con el robo del Gas Domiciliario; Si saben quiénes se robaron la plata, que pagaron actas de avances, estando suspendida la obra hace más de 5 años, ¿porque no les cobran a ellos o los meten a la cárcel?

Atentamente,

Odín Sánchez Montes de Oca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *