La columna de Odin. «Al parecer, cada quien cogió su rumbo»

MANO PELE, CHUSPA AL SUELO

A veces se enojan con quienes escribimos, relatamos o narramos episodios en el que queda fácil concluir que en el Chocó cualquier tiempo pasado fue mejor, refiriéndome al elevado grado de civismo o de sentimiento chocoanista de sus gentes y dirigentes de mitad de siglo XX, recordando que cuando los dirigentes nacionales, por intereses políticos, pretendieron dividir la Intendencia en 2 provincias: La del San Juan y la del Atrato, con el objetivo de que las dos tuvieran sus propias representaciones políticas independientes en el Congreso; la dirigencia chocoana se unía para conservar la integridad intendencial, y más tarde como un solo haz de voluntades, las distintas expresiones políticas lo hacían en pro de la departamentalización, como igual lo hicieron más tarde para defender los intereses chocoanos ante la idea desmembradora del General Gustavo Rojas Pinilla.

Después de estas memorables gestas, difícilmente hemos encontrado jornadas de unidad chocoanista, con la salvedad de la de Belén de Bajirá, porque las de 1.967, 1.987, y las de 2.016-2.017, fueron movilizaciones ciudadanas con jornadas de calle en las que se reclamaban mejoras en los servicios públicos de agua y luz (1.967), reclamos por ejecución de obras como el puente de Yuto sobre el Atrato, la interconexión eléctrica, y recientemente por la pavimentación de la vía Quibdó-Medellín y Quibdó-Pereira, o la construcción de hospitales de tercer nivel y subregionales de segundo nivel, que hicieron parte de la firma del acuerdo entre el Gobierno Nacional y el Comité Cívico por la Dignidad y Salvación del Chocó, entre cuyos dirigentes se encontraban o encuentran políticos de alguna manera vergonzantes, porque esconden sus preferencias políticas, pero propenden porque se haga la unidad política que todos anhelamos para Senado en cabeza de uno de los suyos; tanto que en los comicios de 2.018, ni siquiera fueron capaces de ponerse de acuerdo entre ellos para presentarles a los chocoanos un solo candidato al Senado de la Republica, uno de los espacios o dignidades de poder más apetecidos y de mayor influencia política de Colombia, y pusieron a soñar a varios líderes cívicos con tan importante escaño, que para mermarme problemas, solo mencionaré el caso de Hedrix Gutiérrez, quien al final no compitió, regresó a lo suyo, la literatura y la poesía, en donde ha encontrado reconocimiento nacional e internacional que me obligan a hacerle un reconocimiento por los éxitos alcanzados.

En este interregno hemos sido varios opinadores, entre ellos el Dr. Augusto Cicerón, con quienes hemos coincidido en varios medios, tratando de mover la idea del sueño de la unidad chocoanista al Senado, sin contar con que la gente o no anda en ese paseo, o quienes le damos alguna importancia al tema, no convocamos o no tenemos eco o influencia en nuestros respectivos sectores, pero el que si ha aceptado el reto, con muy pocas probabilidades, es el actual Representante a la Cámara Nilton Córdoba Manyoma,  a quien se le olvida el reciente pasado, en el que su movimiento político le quedó súper mal a quienes hoy deberían ser sus primeros aliados; y la verdad creo yo, ya es muy tarde como para generar una nueva confianza. Sumado a esto que, en su propio movimiento y partido, ya hay gentes muy cercanas a él y a la costilla del señor Gobernador, que se alinearon en la campaña del senador Miguel Ángel Pinto, quien según cuentan es el postulante de la nueva Gerente Provincial de la Contraloría General de la República, y de los recientes funcionarios vinculados a la misma entidad mediante contratos. Sin que se pueda esconder que hay reconocidas lideresas y líderes como “Machú” y el Abogado Charly, que en el pasado cotizaron en las senatorias de Sofía Gaviria y de Horacio José Serpa, y me imagino que lo volverán a hacer, esto para mencionar pocos, porque la lista es larga.

Y si por allá llueve, por donde los hermanos “Godos” no escampa, porque el nuevo Jefe del Partido Conservador y actual burgomaestre, ya está casado con el senador Barguil Assis, aunque distinguidos secretarios de despacho y altos dirigentes, esperan lo que diga el patriarca Yepes Álzate, o que arribe a la ciudad capital la Senadora Esperanza, de la mano de su hermano el ex senador Hernán; y para colmo, el senador Habib Merheg envió desde el eje cafetero un bus con el objetivo de reclutar militantes del Partido Conservador para reunirse Allende las fronteras; esto sin contar con el avistamiento que de estos viene haciendo el muy influyente y próximo Presidente del Senado Juan Diego Gómez.

Para leer la situación del Senado chocoanista, yo tendría que mirar un poco hacia adentro, y en ese orden de ideas, en el Partido de la U de cuya militancia activa fui expulsado hace una década también se cuecen habas, por lo que me preguntaría: ¿Como prohibirle a Dilian Francisca, que tiene en su haber el hecho de respaldarnos en el tema de Belén de Bajirá, que venga al Chocó a buscarle votos a sus candidatos Norma Hurtado y Juan Carlos Garcés, y quizás al paisano «Pésalo»?; o ¿Cómo criticar u oponerse a los que dentro del partido, por más que se hayan atravesado al aval del Dr. Patrocinio, que no voten por el divino calvo de Guatapé German Hoyos, cuando es el artífice de la excelente gestión que según Jhon Diaz y varios grupos de WhatsApp, viene adelantando el Dr. Jefferson Vivas desde la Personería de Medellín?, o ¿Como denostar de algunos alfiles de la U, que por favores personales o familiares hagan campaña por el Senador Liberal Mario Castaño, el empresario caldense que maneja el Aguardiente Platino?.

Esta es pues, parte de la escena que viviremos en las elecciones de congreso para el periodo 2.022-2.026, en la que como pintan las cosas, cada día está más lejana la posibilidad de que un chocoano ocupe un escaño en el Senado de la República en el próximo periodo Constitucional, simplemente porque nuestros dirigentes no se pusieron de acuerdo, pese a la carta que para los días de la partida de Carlos Alberto Escobar le hiciera llegar el dirigente cívico Dilon Martínez a la dirigencia tradicional; dicen algunos y lo digo en el título de este escrito: Cuando ya todo el mundo había cogido su rumbo, y el que aún no lo ha hecho, seguro lo hará de manera tardía.

PDTA: Amen de que un exsecretario de educación negoció las respuestas del examen, la convocatoria para proveer los cargos de la nueva planta de personal del Departamento se hizo con Certificado de Disponibilidad Presupuestal chimbo, no tenían los recursos ($196.000.000.000), y no tenían el manual de funciones y competencias actualizado. ¡Por Dios Domingo!

Atentamente,

Odín Sánchez Montes de Oca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *