Álvaro Rey Zúñiga, primer piloto Chocoano de la Fuerza Aérea Colombiana . Mis memorias (I) Por :Américo Murillo Londoño

Primeros Oficiales Chocoanos de la Fuerza Aérea Colombiana

Mis memorias (Primera parte)

Américo Murillo Londoño

La Fuerza Aérea Militar de Colombia, tuvo sus inicios en 1926, en la Administración del Presidente Marco Fidel Suárez, y surge como una necesidad para la defensa y seguridad nacional, al observar el importante papel que tuvo la aviación en la Primera Guerra Mundial.

Álvaro Rey Zúñiga

En ese cometido el Gobierno Nacional, contó con la cooperación de Francia, para el funcionamiento de una base aérea, que se instaló en Flandes-Tolima, que posteriormente se trasladó a Madrid-Cundinamarca, con la colaboración del Gobierno de Suiza, pero por deficiencias en las instalaciones y material de instrucción, ocasionó que la ejecución de dicho proyecto tuviera un cierre temporal; pero después en 1929 se reinicia su funcionamiento.

En 1933, la Base Aérea que operaba en Madrid-Cundinamarca, es reubicada en Cali, en una hacienda de nombre “El Guabito” donde actualmente funciona. Dicha Base Aérea, en su implementación tuvo la asistencia de misiones de varios países, como Alemania, Cuba y Norteamérica, desde 1935 hasta 1955. Vale anotar, que la Escuela de Cadetes, inicialmente tuvo el nombre de Ernesto Samper Mendoza, pero en forma posterior lo cambiaron por el de Marco Fidel Suárez.

Concomitante con la idea del Gobierno Nacional de impulsar la aviación, en el Chocó y particularmente de Quibdó, las autoridades regionales, buscaban alternativas para salir de la enmarañada selva, tener una comunicación expedita con otras regiones del país y en ese orden de ideas, en la administración el Intendente del Chocó, Emiliano Rey Barbosa se concreta la construcción de un puerto más en Quibdó, a la orilla del Río Atrato, en la Carrera 1ª, hoy con Calle 31 en medio del Edificio de la Gobernación y de la Universidad Antonio Nariño, anteriormente el Hotel Citará .

Puerto aéreo de Quibdó

Los trabajos del Puerto Aéreo, estuvieron a cargo del reconocido ingeniero Chocoano Rodolfo Castro Baldrich, quien construye una rampa en concreto inclinada, con capacidad para toda clase de hidroaviones y anfibios, para el transporte de pasajeros y carga, además; se construye la caseta de control de comunicaciones aéreas; obra que se inaugura el 30 de octubre de 1933.

La presencia de Chocoanos en la Oficialidad de Fuerza Aérea, ha sido relativamente poca, al igual que en la Armada Nacional y Ejército, comparada con la de la Policía Nacional.

Los primeros Oficiales de la Fuerza Aérea Colombiana, FAC, en su orden fueron los siguientes:

Álvaro Rey Zúñiga

Alvaro Rey Zuñiga y su hija

Nació en Quibdó en 1920, del matrimonio conformado por Emiliano Rey Barbosa y Felicia Zúñiga, de cuya unión nacieron: Felicia, América, Emiliano, Colombia, Álvaro y Gonzalo. Álvaro desde niño, tuvo una habilidad innata para elaborar juguetes, como trenes y especialmente aviones de palo de balso, coleccionaba revistas que mostraran aviones y recortaba las imágenes, con las que hacía una especie de álbum clasificando los aviones por su tipo; de combate, bombardero, transporte, etc.

Estudió bachillerato en Cali, en Yanaconas con los Padres Jesuitas; sus familiares cercanos lo describen como una persona que fue muy estricta, con un timbre de voz que denotaba mando y sentido de autoridad, que contrastaba con su trato cordial para con los demás y lo afectuoso con su familia, de la cual era muy consentido.

Don Emiliano, siempre anheló que Álvaro estudiara Agronomía en Palmira, pero otra cosa pensaba su hijo, que tenía una fijación por la aviación desde temprana edad, que se acrecentó el ver y vivir la experiencia de como su padre, había sido el impulsor de la aviación en el Chocó, y sin que su padre se enterara, se las ingenió para matricularse como Cadete de la Fuerza Aérea Colombiana y a la sazón formó parte del Curso Número 13, para Oficiales de la FAC. Se graduó como Subteniente en 1941, convirtiéndose en el primer Chocoano en ingresar a la Fuerza Aérea Colombiana.

Álvaro Rey Zúñiga fue enviado a Panamá a la Escuela de Las Américas, manejada por el Gobierno Americano donde se impartía capacitación en Defensa de Seguridad Nacional, también a los de la Armada y Ejército Colombiano. Vale anotar que dicha Base en 1989 fue trasladada en forma definitiva a los Estados Unidos.

El primero a la derecha, la cuota chocoana en los cielos colombianos

También recibió capacitación para el manejo de hidroaviones, en la Ciudad de Corpus Christi (Texas-Estados Unidos) en 1945 formó parte de los 10 pilotos de la Delegación Colombiana, que participaron en Cumaná-Venezuela, en una revista aérea, conjuntamente con representación de los demás países Bolivarianos, con ocasión de cumplirse 150 años de nacido el prócer Antonio José de Sucre.

Quienes conocieron a Álvaro Rey Zúñiga, lo describen como un hombre de buena talla, acuerpado y apuesto. Contrajo matrimonio con la Dama Cecilia Gutiérrez, le sobreviven dos hijas radicadas en Bogotá, Felicia que a la muerte de su padre tenía año y medio de edad y Margarita, que se encontraba en el vientre materno. Su esposa falleció hace aproximadamente 2 años, en Bogotá.

El intendente del Chocó en varias oportunidades Emiliano Rey Barboza y su hijo Emiliano Rey Zuñiga contemplan con tristeza los restos del avión accidentado

Álvaro Rey Zúñiga, tuvo una carrera militar relativamente corta, ya que ad portas de convertirse en Capitán, falleció en el grado de Teniente a los 28 años de edad, en un absurdo accidente el 24 de mayo de 1948, en un Avión C-47 de Matrícula FAC 662, en la Base Aérea de Madrid-Cundinamarca; en dicho accidente fallecieron 4 tripulantes; dos oficiales pilotos y dos técnicos.

Guillermo Rey, un sobrino de Álvaro que cumple años el 25 de mayo, un día después de su fallecimiento, se quedó pendiente de su regalo, que era precisamente un Avioncito, que su tío le había prometido.

El actual Aeropuerto de Quibdó, por haberse construido cercano a la Quebrada el Caraño, desde su implementación la gente lo denominó con su nombre; pero en el 2011, la Asamblea Departamental del Chocó, mediante Ordenanza 025, lo bautizó con el nombre de Álvaro Rey Zúñiga, en reconocimiento a que fue el primer Oficial Chocoano, en prestar sus servicios a la Patria, como piloto de la Fuerza Aérea Colombiana. 

El primero a la Derecha, con los de su promoción
Así registró la prensa nacional una semblanza del primer piloto chocoano, un caballero del aire.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *