La columna de Odín. “Aquí van los chocoanos carajo…..Al pueblo se respeta carajo»

MANO PELE, CHUSPA AL SUELO

Mi generación, la de los » Baby Boomers», la nacida entre mediados de los 50 y los 60 , la que creció con el desarrollo de la televisión, y durante la guerra fría, con la muerte de Jhon F. Kennedy y la aparición de los Beatles; y estábamos «pipiolos» cuando salimos a las calles en el 67 a gritar consignas como: «Piedra y palo, agua y luz», en una recordada protesta en reclamo por la falta de dos (2) servicios públicos elementales como los de agua y energía. La protesta pacífica que adelantaban los movimientos sociales de la época: Estudiantes, obreros y educadores, dejó muertes de conocidos como el Yescagrandeño Francisco Cuesta Bejarano, el Profesor Luis Tercer Lemus, Filiberto- Ebanista que residía entre la Yesquita y San Vicente- y también resultó herido entre otros, el Profesor Jesús Cuesta Porras, a quien todo Quibdoseño que se respete lo conoce cariñosamente como » Envenenado».

Cuenta la Leyenda, que una de las personas que disparó contra los ciudadanos que participaban de este justo reclamo, fue el señor Fabián Sanz Armendáris, ciudadano español que había traído a Quibdó el obispo Pedro Grau Arola, que además de ser profesor de religión en los dos más importantes colegios de la ciudad, era yerno de Ramón «Plomo», como le decían después del paro al Gobernador de la época Ramón Mosquera Rivas, padre del actual rector de la UTCH.

Después de esta jornada de calle, vinieron otras como aquella que se dio en 1987, recordada por el triste fallecimiento del joven Hamlet Bechara, movimiento cívico que contó con la dirección del importante dirigente Marco Tobías Cuesta, desarrollada esta movilización durante la Gobernación de Eva María Álvarez de Collazos, y a la que vino a Quibdó el fallecido ex Contralor Carlos Ossa Escobar como negociador y delegado del Presidente, para el momento Virgilio Barco Vargas, negociación que duró día y medio, de la que surgió un acuerdo o pacto llamado «Pacto Social entre Colombia y Chocó».

Cuentan los entendidos, que esta ha sido la más importante gesta cívica que se ha librado en el Departamento del Chocó, en la que se reclamaba por la construcción del puente sobre el Atrato en Yuto y por la ciudadela Universitaria, ambas obras hoy una realidad que disfrutan los jóvenes y en general la sociedad chocoana.

Ya para el año 2.016 (17-23 de agosto), y replicadas 9 meses después en 2.017 por iniciativa del Comité por la dignidad y salvación del Chocó, bajo la conducción del secretario ejecutivo profesor Dilon Martínez, se dan unas nuevas jornadas cívicas en la que se reclama inicialmente por la pavimentación de las vías a Medellín y Pereira, energía y salud, se firma un acuerdo de 10 puntos que al incumplirse, reeditan las protestas en las que ya intervienen: La generación «X»; la generación «Millenials» o generación «Y», jóvenes obsesionados con las redes y las «Selfies», una “freelancer” que se pasa el día «pegada» a la pantalla de la computadora; un “instagramer” que siempre está a la última moda y todavía viven de sus padres. Ojo que a estas generaciones pueden pertenecer nuestros hijos, sobrinos, y los hijos de los amigos. Estas son las mismas generaciones que pudieron haber salido en las jornadas de calle del 2.017 bajo las arengas y estribillos entonados por DINO MANUEL «Aquí van los chocoanos carajo, al pueblo se respeta carajo». Consigna que imitaron en varias ciudades durante las protestas que dieron al traste con la Reforma Tributaria de Duque, pero que no suenan con el sabor que le imprimen los marchantes nuestros.

Ahora, no podemos negar que las marchas en el Chocó con ocasión del Paro Nacional concurrieron de manera pacífica; pero me llamó mucho la atención los carteles y pancartas que portaban algunas marchantes al parecer estudiantes, así como se ilustra en las presentes fotografías:

Al ver las fotos, una docente de la UTCH exclamó: «Increíble……vergüenza es que me da».

Yo personalmente no vi las marchas, no escuché las arengas, ni leí las pancartas, me enteré de su contenido por las redes, y en ese orden de ideas, hoy les solicitó o invito a esas mismas generaciones, que así mismo como concurrimos a respaldar el Paro Nacional, convoquemos y asistamos o participemos en una gran marcha regional contra la Fiscalía, Procuraduría, Contraloría, y contra aquellos que hayan tenido que ver en el estado actual de las obras; Pero que también protestemos por el rescate, reconstrucción, reiniciación y refinanciamiento de los trabajos inconclusos o “elefantes blancos”, para solo citar unos ejemplos: El edificio del ocho pisos, la vía el Caraño, el Puente Kennedy- Zona Norte, la unidad de cuidados intermedios de la Zona Norte y la Carretera Riosucio- Bajirá; cogidas todas las generaciones de la mano, y cantando: «Aquí van los chocoanos carajo, al pueblo se respeta carajo»

PDTA: Y después cuando los boletean, dicen que es por culpa de los que escriben y hablan o ejercen el control ciudadano.

Atentamente,

Odín Sánchez Montes de Oca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *