La columna de Odín.»Se robaron los puntos del concurso»

MANO PELE, CHUSPA AL SUELO

De este tipo de trampas y de vivezas he venido escuchando desde hace tiempo, llegando mis recuerdos hasta un noviembre de 1973, fecha en que se regó la voz de que, los puntos del examen final de la asignatura de Sociales que nos dictaba el profesor Arnulfo Herrera a los alumnos de último año de la escuela Normal Superior de Varones de Quibdó, «estaban en manos»; así se decía en aquellas época, cuando se descubría que los puntos o cuestionario de las previas o exámenes finales se los habían robado, y se encontraban en manos de los estudiantes.

Las especulaciones llevaron inicialmente a sospechar del siempre recordado y ejemplar condiscípulo Milton Fabian Mosquera, cercano al profesor Herrera por ser sobrino de su esposa Francia Mosquera; sospecha que fue perdiendo fuerza por la seriedad y excelsas virtudes del hijo del profesor Luis Ernesto Mosquera-LEN-; hasta que esta se trasladó a la cabeza de Ángel Rivas Polo, conocido de autos como «Micheli», mensajero histórico de la Escuela Normal, tocaba las campanas para cambio de clases o salir a recreo, además fungía como oficial del archivo, donde asentaba calificaciones o notas, y certificaba tiempos de servicio de empleados y profesores. Micheli era un hombre alto, de magra y quijotesca figura, que vivió primero en la cabecera y después del incendio, en las casas de la remodelación que aún quedan al finalizar la carrera 2a. antes del 5 pisos, por los lados de los García Ayala y al frente del pasaje que va de la carrera segunda a la tercera, entre la sede de la Alcaldía y el Banco de Colombia; también colaboraba en la normal operando el mimeógrafo, cuando los profesores lo utilizaban para realizar trabajos, entre ellos los cuestionarios para las evaluaciones o exámenes que se requerían, y cuenta la historia que el único docente que no se le despegaba a Micheli, ni durante ni después de operar para cualquiera tarea el mimeógrafo, era el profesor Héctor Moya Guerrero, quien además era muy celoso cuando se trataba de imprimir los cuestionarios de los exámenes de Anatomía o de Química, situación que no se daba con los otros profesores. Perdería gracia la historia, si no trajera al presente, que ya con los puntos en manos, me pegué una trasnochada en mi «ranchito» que me salió costosa pues, en pleno examen me agarró el sueño, y para calmarlo un poco, tuve que meter la cabeza en un tanque con agua que había en la parte trasera del salón de eventos donde se realizó el examen, con tan mala suerte que no surtió los efectos buscados, y fui de los pocos alumnos que perdió el examen; el que al final fue repetido ante los comentarios de que los puntos se los habían robado, sin encontrar como hoy a los culpables, pese a las irrefutables pruebas de las excelentes notas obtenidas por la mayoría de alumnos.

Más recientemente, por allá entre 2004 y 2005 en el gobierno de Julio Ibarguen, se llevó a cabo la convocatoria para realizar las pruebas para proveer los cargos de los Etnoeducadores; evento o concurso que también estuvo salpicado de comentarios, porque las pruebas se llevaban a cabo para favorecer a los amigos del gobierno, situación de la que se encargaba el extinto amigo Calimeño, y de lo que siempre he dicho, que a los amigos hay que ayudarles cuando se está en los gobiernos, pero alejándonos lo más que se pueda de las trampas, y de las bellaquerías.

Este Domingo 28 de febrero se llevarán a cabo en la Universidad Tecnológica del Chocó las pruebas para proveer vacantes en la Gobernación del Chocó, de la Secretaria de Educación, Secretaria de Salud y para algunos Municipios. El proceso de selección 2019 capitulo Gobernación del Chocó, se inicia al finalizar el periodo de Jhoanny Carlos Alberto Palacios con la firma del convenio con la Comisión Nacional del Servicio Civil, el que para el colmo de los males reúne todas las irregularidades que no deberían de darse en este tipo de actos administrativos, y que empiezan porque se suscribió el convenio sin el requisito de la disponibilidad presupuestal, justificado por quienes lo suscriben por cuanto la Comisión de Servicio Civil, venía amenazando y acosando a la Gobernación en el sentido de que si no se firmaba el convenio, y no se realizaba la convocatoria para proveer las vacantes, el Departamento se haría acreedor a las sanciones de ley, por omitir el cumplimiento de las convocatorias para proveer las vacantes que se tienen en la dependencias departamentales, lo mismo que en algunos municipios.

Según el número de vacantes ofertadas, el proceso a la fecha de hoy tiene un costo aproximado de 1.500 millones de pesos, que el Gobierno Departamental no tiene en su presupuesto, y lo que no se entiende como en la época de Domingo se firma el convenio, que al no disponer de los recursos, no tienen con que pagar, y necesariamente se convierte en un fiado, en un «te lo debo» que no se ve sino acá; y que por los lados de la Gobernación lo que se decía era que la Comisión del Servicio Civil aceptaba que se le pague por cuotas. Lastimosamente no tengo a mano el convenio que origina la convocatoria de este 28 de febrero para profundizar más en el asunto; pero lo cierto es que en todo tun tun aparece el de siempre, el Bagre, vaya usted a saber o no si en esta parte hay algún torcido, porque lo que si tenemos entendido es que, el actual Gobernador ha dicho por físico miedo o cualquier otra razón, que él no tiene como pagar los costos de ese convenio.

Se nos cuenta además del fiado, que la Comisión del servicio Civil, no está acatando lo dispuesto en el decreto 1083 de 2015, que obliga a que toda institución que convoque a concurso para llenar sus vacantes, debe tener su Manual de funciones y competencias actualizado a más tardar desde 2.014; en el caso de la Gobernación, desde el año 2.012 no se actualiza el Manual de funciones, ni el de procesos y procedimientos; con el agravante que en la Secretaria de Salud, después de la intervención no se ha creado el Manual de procesos y procedimientos, luego entonces, ¿con base en que van a evaluar a las personas que van a concursar para llenar las vacantes en la Secretaria de Salud, si esta carece de estos Manuales?, cuya creación quisieron hacer en épocas de Carlos Tirso (Tin Tin), pero le pareció que era muy costoso, y prefirieron invertirlos en otras cosas, porque el que manda, manda, así mande mal.

Otra de la advertencia que hacen algunos aspirantes a llenar las plazas que se ofertan es que, no se conocen los mecanismos de Bioseguridad, ni las medidas tomadas por el Gobierno Nacional, Departamental o Municipal, para prevenir las aglomeraciones que se puedan presentar con la realización de este concurso, y la pregunta más recurrente es: ¿Si se suspendieron las revocatorias; se suspende la elección de consejeros y Rector de la Universidad, entonces como es que se van a realizar unas pruebas que se presumen concurridas, en las instalaciones de la Universidad Tecnológica del Chocó?

Pero mientras me responden esta pregunta, crece el miedo y la incertidumbre entre los inscritos para concursar y el escándalo en los corrillos de Quibdó, por algunos comentarios temerarios de que se está cobrando entre 10 y 15 millones por favorecer en las pruebas a quien se baje de ellos, y allí vuelve y aparece en la escena el Gran Domingo, porque donde hay CVY dicen que va el, máxime que el garante Yosimar como sostiene y repite el Veedor, se encuentra pendiente en la UTCH de cualquier movimiento. En otros escenarios el susto no es menor, porque dicen algunos entendidos que, siendo el hijo de Ramón Mosquera Rivas, serio aspirante a la Reelección en la Rectoría, aspirante a la Gobernación, aprovechará esta oportunidad craneada por su combo, para eliminar a los contrarios políticos con más de 15 años de servicio y vincular a los suyos.

PDTA: Estuve de paso en un sepelio de una gran ciudadana en Istmina, y frente al cementerio donde se aglomera la gente, mientras culminan las honras fúnebres, y en el entretanto se me acercó un amigo que bembeando hacia otro grupo de conocidos, me susurra y dice: Entre los de allá: Ingeniero, el hermano de un exgobernador, y 2 exalcaldes, hay casi un billón de pesos. ¡Dios, allá hay mucha plata!

Atentamente;

Odín Sánchez Montes de Oca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *