Endemias del pasado (Primera parte). Mis memorias Por:Américo Murillo Londoño

Por:Américo Murillo Londoño

A principios del año pasado, con la aparición del Covid 19, en Quibdó, se comentaba por todas partes sobre su llegada a Colombia, y su propagación por gran parte del territorio nacional, con cero casos, en el Chocó, se especulaba sin ningún criterio científico, que la raza negra, era inmune al virus; pero al fin llegó, se instaló en el Chocó, y resultó que la mayor parte de la población, hemos tenido afectación del Covid, en la medida que han fallecido familiares muy cercanos, amigos entrañables, al igual que conocidos de vieja data.
Con la pandemia regada por todas partes, el tema, se abordaba en todos los escenarios y por ello, a instancias del amigo Leonardo Montoya, su hermano Roberto y Duglas Cújar, me invitaron para que en compañía del también amigo Elías Córdoba Valencia, habláramos por la emisora Q. Radio, sobre nuestro conocimiento, de alguna otra pandemia o endemia, que se hubiera presentado en el pasado, en la población Chocoana.
Resultó que ninguno de nosotros, había escuchado a padres o abuelos, mencionar enfermedades o pandemias como el Covid 19; pero si teníamos referencia, que fuera de estos lares había existido entre otras: El Cólera, que menciona García Márquez, en una de sus novelas, la Peste Bubónica, la Gripe Asiática y la Peste Negra, que acabó con un cuarto de la población de Europa.

Foto:OMS

El Chocó, no fue ajeno, a endemias como: El Pian o Buba, Malaria o Paludismo, la fiebre Amarilla, y la Tuberculosis. En el año 1935, se propaga en nuestro territorio, el Pian o Buba, patología, infecto-contagiosa, que afecta, las extremidades, la piel, huesos y cartílagos, como la boca y nariz, deformándolas, causada por la subespecie Pertenue de Atreponema Palladium, que principalmente ataca a la población infantil, más que a los adultos y es propia de zonas selváticas, tropicales, boscosos y húmedos, como del África, Centro América, y el Litoral Pacífico Colombiano. Hubo un momento, en que el Departamento del Chocó, el 85% de la población campesina, resultó afectada por el Pian por sus condiciones de pobreza y falta de higiene.

Quibdó,años 50.Foto Nereo López

El Ministerio de Higiene, hoy Ministerio de Salud, como Política de Estado, implementó una unidad especial, para erradicar el Pian en el Chocó, y se puso en funcionamiento la dependencia denominada ANTIPIÁNICA (los de mi generación, recordamos esa oficina) que inicia una campaña agresiva contra el Pian, que duró varios años y finalmente logró con éxito erradicar de una vez por todas, ese flagelo en el Departamento del Chocó. Para tales efectos,en ese entonces se aplicaba a los pacientes, Penicilina Benzatinica; hoy día, en los lugares donde existe el Pian, lo tratan con Azitromicina.
En ese propósito de combatir el Pian, tuvo un papel protagónico el Dr. José Antonio Rodríguez, un médico interiorano, que dejó raíces en Quibdó y un gran respeto y reconocimiento en la comunidad.

Aviso periódico ABC marzo de 1936

Erradicada la enfermedad, del Pian, el Ministerio de Higiene, asume la tarea de combatir al Paludismo o Malaria y los trabajadores encargados de esa campaña de erradicación, toman el nombre de “Malarios” que aún funciona en Quibdó, como una dependencia adscrita al Ministerio de Salud.
Es de conocimiento público que el Paludismo, se transmite por la picadura de la hembra del Anofeles y que hay 4 especies de parásitos causantes del paludismo humano; de las cuales dos se encuentran en nuestro medio, como son el Vivax y el Falciparum.

Tratamiento contra el paludismo en aviso de publicidad en el Periódico ABC 1936

Los Malarios, recorrieron todo el Chocó, fumigando con el Insecticida denominado Dicloro Difenil Tricloroetano (D.D.T.) Este producto, de olor desagradable, que había que taparse la nariz, al rociarlo dejaba las paredes de las casas manchadas de blanco, y las viviendas, no se podían barrer, sino como a los tres días después de la fumigación. La mucha exposición al mencionado insecticida, causaba daños en el sistema nervioso, en el reproductivo y al feto: como también fallas respiratorias. Si bien el rociamiento del D.D.T. acababa, con mosquitos y cucarachas; también eliminaba gatos.

Control de criaderos realizado por parte de la oficina de Malaria


Con la fumigación, sólo eran felices las gallinas de patio, que comían cucarachas que daba miedo y no les pasaba nada, por condiciones muy particulares del funcionamiento de su molleja. Desafortunadamente, en aquella época, no había ambientalistas, ni entidad protectora de animales.
Hoy día, por recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y otros organismos internacionales, el Ministerio de Salud, suspendió la fumigación con D.D.T. para combatir la Malaria; ahora se propende por determinar donde hay brotes de la enfermedad, para adelantar acciones educativas y control de criaderos; no obstante, como medida extrema, previo a unos protocolos establecidos por el Ministerio, se utiliza Malathion o Sumithion.
Entre los Directores de la Higiene, se pueden recordar a los Doctores Lascario Barboza Avendaño y Mario Garcés Ferrer, de sus primeros funcionarios podemos mencionar a: Eliseo Valencia Becerra, Dimas Mosquera Palacios, Wilfrido Conto Córdoba, Pablo Mena Palomeque, y Víctor Mena. Entre las damas, se pueden también recordar entre otras, a Judith Bustamante, Sarita Garcés Baldrich, y Bertha Pretelt Dueñas.