Último Adios a ANTÚN CASTRO, actor, cantante y compositor chocoano, uno de los primeros artistas afrocolombianos en la la TV colombiana. Por : Américo Murillo Londoño.

In memoriam Antún Efrén Castro Urrutia,Hoy 23 de enero, último día de su novenario

Por : Américo Murillo Londoño

Antún Efrén Castro Urrutia, fue el hijo mayor de la unión matrimonial de Luis Efrén Castro Machado, con la profesora María Ezequiela Urrutia Lemus; nos conocimos en Quibdó, cuando ingresé al primer año de bachillerato en el Colegio Carrasquilla, Antún, cursaba segundo año, pero nuestra relación de amistad y parentesco se fortaleció en Bogotá, en 1968, cuando compartimos el mismo techo, viviendo en el Barrio Bosque Popular, junto con mi prima Zunilda Agualimpia y su esposo Wascar Castro Díaz. Nuestros lazos se fortalecieron más, al ingresar al Grupo de Danzas y Cantos Folclóricos del Chocó, de la Universidad Nacional; no obstante a que Antún, estudiaba licenciatura de idiomas en la Universidad Libre, y yo, Derecho y Ciencias Políticas, en la Universidad La Gran Colombia.

Antún Castro

Para esa época y mucho antes, la Universidad Nacional no contaba con un número de estudiantes chocoanos, que permitiera conformar el Grupo de Danzas y Cantos, razón por la cual, se apelaba a los Chocoanos que estaban vinculados a otras universidades. El mencionado grupo, en 1967, había concursado en Bogotá, con otros grupos universitarios, entre los cuales figuraba el de la conocida folclorista Delia Zapata Olivella y por su destacada actuación, fue escogido para participar, en Santiago de Chile, en el primer Festival Latino Americano Universitario de la Canción, donde fue galardonado con el primer puesto.

Como anoté anteriormente, en 1968, cuando ingresamos con Antún, al grupo de danzas de la U. Nacional, nos tocó participar en una eliminatoria, con distintos grupos folclóricos, representativos de los distintos Departamentos de Colombia, con asiento en Bogotá y también resultamos vencedores, para representar a Colombia en la Ciudad de México, en las Olimpiadas Culturales, que se celebraban conjuntamente con los juegos olímpicos, que faltó poco para que se cancelaran un mes antes de su inauguración, por una matanza de estudiantes en Tlatelolco, en la Plaza de la Tres Culturas, que dejó un saldo de más de 300 muertos y 1000, heridos no mortales.

Algunos de los integrantes del grupo de danzas, además participamos con los actores más connotados del teatro en Bogotá, en la obra denominada Tirano Banderas, que fue presentada por primera vez en la capital Azteca. En dicha obra figuramos, Yenny Mena, Sofía Esperanza Maturana, Norma Ortiz Perea, Rosalía Salcedo, Luciano Asprilla, Álvaro Rodríguez Roa, Héctor Armando Murillo ( Piporeto) y por supuesto Antún Castro.

Nuestra actuación en la obra de teatro citada, nos abrió las puertas para que al año siguiente, Yenny Mena, Norma Ortiz, Luciano Asprilla, Héctor Murillo , Antún Castro y mi persona, apareciéramos por primera vez en la televisión colombiana, como actores secundarios en las telenovelas La María y Candó. Vale anotar que Yenny, ocupó junto a María Eugenia Dávila, un papel protagónico, y hubiera sido una gran actriz de no haberse ido a residir a Holanda, donde conformó una familia.

Antún, como estudiante y profesor de idiomas, fue un apasionado por el inglés y el francés, que dominaba en forma fluida y con acento impecable, era una persona carismática, como decimos acá en el Chocó, ¨entrador¨, se desenvolvía en cualquier medio o escenario.

Recién llegados a México, consiguió novias para los dos, eran recepcionistas de uno de los hoteles mas importantes de la ciudad, un poquitico mayores que nosotros, sin ser unas cuchas, buena cara, buen cuerpo, piernas, bien ajustaditas, lo que hoy día podríamos decir unas ¨Chimbitas¨, sobre todo la mía.

Como sinfonías Peregoyo en la serie los Perez Somos Así

La primera noche que salimos con las novias, de farra, a discotecas de la ZONA ROSA de México, de cuenta de ellas, y en el vehículo de la mía, cuando nos llevaban de regreso para la VILLA COAPA, lugar donde estábamos hospedados las delegaciones culturales, con tan mala suerte, porque ciudad de México, era dos o tres veces más grande que Bogotá, nos encontramos con el novio titular de la tipa mía, quien también andaba de rumba. Aquel, inmediatamente inició una persecución con su vehículo contra nosotros, como en las películas, sin atender señales de tránsito como el PARE donde correspondía, ignorando semáforos en rojo, adelantando carros en zigzag, a muy alta velocidad hasta que lo perdimos; nunca había sentido tanto susto en mi vida, no por el daña plaza; sino por la gran velocidad por la manera de conducir y el riesgo que implicaba.

Mi supuesta novia, optó por llevarnos a su casa, despertó a la mamá, y nos la presentó, de paso le comentó lo del incidente con el novio titular; la señora estaba muy contenta de conocernos; y en esas entra la llamada del novio ofendido, para contarle a su suegra, que había sorprendido a su hija con unos acompañantes extraños. La suegra le recriminó su actitud de perseguirnos y poner en riesgo nuestras vidas; como quien dice: “fue por lana y salió trasquilado”.

Antún, por su forma de ser, le quedaba fácil relacionarse bien con todo el mundo, ser apreciado y querido por sus compañeros de trabajo y alumnos, y por su carisma, pudo granjearse la aceptación de orquestas de renombre en Bogotá, como por ejemplo la agrupación de Julián y su Combo, que actuaba en el restaurante y bar francés que se pronunciaba ¨Chez Dedy¨ ubicado en la Carrera Séptima, frente al Hotel Tequendama. Su disposición innata para la actuación, le permitió también, una participación de mayor significación en actuaciones en muchas telenovelas, posteriores a las que inicialmente mencioné; convirtiéndose en el Chocoano más destacado de la televisión Colombiana, para orgullo de su familia, de su pueblo natal Riosucio y de todo los Chocoanos.

Ver Más…

Antún Castro Pionero Afro en la TV Colombiana

Con el «Culebro » Hernando Casanova
Con su muerte pasa a ser una leyenda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *