PUNTO APARTE «LA TUMBA DEL MIGRANTE DESCONOCIDO» Por :CARLOS M. CASTILLO AYALA

Lamentablemente por esta época de mayor demanda turística hacia el municipio de Acandi, se produce un fenómeno de mareas batidas y altas olas, que exigen mucha precaución y seguridad para navegar desde Urabá, hacia Triganá, Acandí, Capurgana y Sapzurro; se ha avanzado en el cambio de equipos, hoy se cuenta con naves un poco más grandes y confortables tipo Yate y de tantos accidentes, hoy la capitanía de puerto en Turbo entendió su responsabilidad y ejerce un mejor control sobre esta actividad, no obstante preocupa la falta de vigilancia en el transporte y tránsito de migrantes por la zona, Acandí se está convirtiendo en la tumba de muchos ciudadanos del mundo y pareciera que esto a nadie le importa, el actual gobierno soslaya el problema y no toma medidas de prevención.

En la historia de la humanidad, siempre ha existido la migración de ciudadanos que huyen de su patria, ya por dictaduras o guerras que los persiguen y les niegan oportunidades y los expulsan del lugar donde nacieron, otros emigran por razones económicas en busca del sueño que les permita construir una familia y un mejor futuro para ellos en naciones con mayor estabilidad socioeconómica; en no pocas ocasiones familias enteras se lanzan a esta aventura y entonces vemos a mujeres, algunas veces en estado de gestación, niños y padres que emprenden un viaje hacia lo desconocido, se necesita estar viviendo un infierno para emprender este, que en muchas ocasiones se convierte en un viaje sin retorno. Esta situación es una vergüenza para la humanidad, después de las migraciones producidas por la segunda guerra mundial, la actual crisis de refugiados en Europa es la segunda migración en el mundo; el hambre, las guerras, la falta de oportunidades, hacen que en el desespero los ciudadanos de Africa, Oriente medio, Balcanes occidentales y Asia del sur se vean forzados a intentar llegar a un país Europeo que les de status de refugiados y de esta manera obtener un asilo político que les permita reiniciar una vida en condiciones más favorables que las que tenían en su país, generalmente buscan ingresar por Italia o Grecia, para continuar su viaje hacia el centro de Europa; lo lamentable del caso es que siempre habrá quien abuse de la necesidad de estos seres humanos y aparecen los transportadores que excediendo el cupo de ferris y buques, llevan a estas personas a una muerte segura, de esta manera el mediterráneo, malta y otros sitios, se han convertido en fosas comunes, hoy se debate la responsabilidad de las naciones ante la magnitud de esta migración, pero los países eluden su responsabilidad y no parecen estar en disposición de encontrar un acuerdo mundial de protección a estos migrantes.

De este lado del mundo, generalmente la migración se da hacia E.U. y Canadá, el ¨hueco¨ de ingreso hacia esos países ha sido México por su condición de vecindad, hace unos años la ruta era aérea hasta esta nación y desde ahí, habían muchos lugares por donde ingresar, Colombia era emisor de este tipo de ciudadanos en busca del ¨sueño americano¨, nunca se había visto involucrada en el paso y por consiguiente responsable de este delito que se conoce mundialmente como ¨tráfico ilícito de inmigrantes¨ el cual a veces se complica con el delito de ¨trata de personas¨ según sea la intención del abusador; no recuerdo cuando nos volvimos atractivos o ¨ruta¨ para este tipo de situación, lo cierto es que desde hace aproximadamente una década, aparecimos en el radar del mundo como posible lugar de entrada hacia Panamá y desde ahí por Centroamérica hasta los E.U.; como todo en nuestro país, esto sucede sin ningún tipo de control por parte de las autoridades, ciudadanos Africanos ingresan por Brasil, de ahí a Ecuador con destino Turbo y desde esta ciudad hacia nuestro bello municipio de Acandí en donde buscan una de las varias rutas que se han establecido para ingresar a Panamá, algunos de estos ciudadanos legalizan su paso por Colombia al recibir en Turbo un salvoconducto que les da status de migrante por 5 días, estos viajan más tranquilos mimetizados en las lanchas de turistas y llegan a Capurgana en donde los reciben los funcionarios de emigración, les revisan los documentos y los dejan seguir libremente; otros con menos información y suerte, inician su calvario en Turbo, delincuentes inescrupulosos los convencen de realizar un viaje desde ahí, supuestamente hasta Panamá, pero en el mejor de los casos los dejan en Capurgana, generalmente en la playa de Plan Parejo, muy peligrosa playa para navegar y atracar de noche, todo esto sucede ante la complacencia de las autoridades, especialmente la capitanía de puerto en Turbo; si hay un puesto de control a la salida del golfo, a donde se tienen que dirigir todas las embarcaciones que van a salir del golfo para someterse a una revisión, porque el capitán de fragata Oscar Ortiz, justifica esta falta de control porque supuestamente ¨no saben desde donde zarpan las embarcaciones¨, es por eso que estos migrantes salen en embarcaciones sin chalecos, con marineros inexpertos, muchas veces borrachos, con sobrecupo en las embarcaciones, es decir, ni en Turbo ni en Capurgana (en donde funcionarios de la DIMAR ejercen este control), se hace un trabajo responsable para controlar o mejor garantizar que este sea un transporte en mejores condiciones de seguridad.

Una vez los migrantes llegan a Capurgana, son presa de los ¨coyotes¨, que los engañan, les prometen llevarlos a la Armila, playa panameña en la provincia de Guna Yala más adelante de Puerto Obaldía, para seguir a pie hasta la comunidad indígena de Anachucuna y de esta población por el rio Membrillo hasta la desembocadura del rio Chucunaque y desde ahí, hacer un recorrido de 50 KM por la peligrosa selva del Darién hasta alcanzar la carretera Panamericana y continuar por Centroamérica hasta la frontera de México y E.U., muchos mueren en esta travesía; algunas veces los coyotes los abandonan en Sapzurro, estos ciudadanos son objeto de todo tipo de abusos, algunos cruzan a pie, pasando por el sendero turístico, ahí les cobran US 5 dólares para permitirles el paso, los guías o coyotes los dejan abandonados a su suerte en el muro o la fosa; otros se aventuran por la selva en una travesía de 4 días por el Tapón; en fin la tortura para estos ciudadanos es de todo tipo, todos conocen los robos y abusos de que son objeto, se pudieran escribir varios libros, pero nadie hace nada por ellos.

El negocio es muy lucrativo por las restricciones que imponen las naciones, no se entiende por qué, si Panamá facilita el paso de migrantes y Costa rica también, no se hace un convenio Internacional para facilitar este transporte en mejores condiciones, preservando lo más sagrado de un ser humano, LA VIDA, Investigadores tienen documentadas más de 140 muertes en este intento de pasar a territorio Panameño desde nuestro país, pero quienes han recorrido la selva y conocen la gravedad de este drama, aseguran que los muertos son muchos más, ¿ qué número es necesario para que los gobiernos de Panamá y Colombia, se sienten a buscarle una salida a este grave hecho?, o será que por ser negros, indios y ciudadanos del tercer mundo, su muerte no importa.

En 2019 sucedió un naufragio en donde perecieron 21 congoleños y asiáticos, a finales de 2020 hubo un naufragio incruento con migrantes Venezolanos; y este 4 de Enero de 2021, fueron 16 Haitianos los náufragos y al momento van 5 muertos, estos hechos generan un grave problema social y de salud al municipio de Acandí, al cual el gobierno deja solo para que resuelva un problema que es de resorte del estado, con cancillería, migración Colombia y otras instituciones, será necesario una demanda o denuncia internacional, para buscarle solución a este gravísimo problema ?.

Entre tanto el cementerio de Acandi se seguirá llenando de tumbas con crucifijo sin nombre y solo identificados con un número, mientras en otra latitud, familiares lloran el no tener noticias de sus seres queridos, que un día se lanzaron a un viaje en busca de un sueño y encontraron en Colombia una tumba; LA TUMBA DEL MIGRANTE DESCONOCIDO.

CARLOS M. CASTILLO AYALA

Fuente: informes periodísticos, ver investigación CLIP, Migrantes de otro mundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *