La columna de Odín. «No se desesperen, denle tiempo al tiempo»

MANO PELE, CHUSPA AL SUELO

Hace menos de un mes el Tribunal Superior de Bogotá decidió abstenerse de proferir medida de detención domiciliaria contra el Dr. Ariel Palacios Calderón, porque según el Magistrado ponente, pese a que algunos de los delitos imputados tienen vocación de prosperidad, la Fiscalía y la Procuraduría no pudieron demostrar con contundencia que se reunían los requisitos para dictar la drástica medida, y se pudiera apartar del cargo al señor Gobernador mientras el proceso continúa; es decir, que el hecho o antecedentes de haber sido condenado por peculado culposo, las más de una docena de investigaciones registradas en distintas Fiscalías del País en su paso por Barrios Unidos, y la compulsa de copias de Justicia y Paz por supuesta colaboración con los Grupos Paramilitares, a la hora de medir la peligrosidad que podría representar el señor mandatario, no fueron evaluados, o no fueron tomados en cuenta por el Tribunal en el momento de definir la situación jurídica del encartado; también hace igual tiempo o quizás más, de manera virtual se le imputó cargos por peculado por apropiación al «Bagre enjabonado» en el tema del Gas, y hace poquitos días, también se le imputaron cargos a Domingo por el elefante blanco de la Sede de la UTCH Seccional Istmina. Tanto para Gobernador y Exgobernador y sus detractores, malquerientes y opositores, es aplicable el latinazgo Dura lex, sed lex, a los primeros porque nunca pensaron estar enredados en tan poco tiempo desde su posesión, o después de hacer dejación del cargo; y para los otros porque a estas alturas del paseo aspiraban a más, pero lastimosamente, ese es lo que por ahora tenemos, o como dice la canción: «Eso es lo que hay», y por supuesto, que así contra uno y otro se sigan una serie de investigaciones, que ya por el propio sistema penal, o por la conocida morosidad de la justicia, muchas de ellas reposan en sus anaqueles; tanto que nos toca apelar al aforismo de la conformidad: «La Justicia cojea, pero llega», y esperar que ellas prosperen, o se archiven porque no se encontraron méritos para sancionar o condenar.

Y esto porque además de la compra, el soborno y el tráfico de influencias que a veces se descubren en los procesos judiciales por la acción de las víctimas o por el papel de las Veedurías en el control ciudadano, por lo general son un choque o confrontación de tesis esgrimidas por denunciados, demandados y/o las respectivas defensas por un lado, y los denunciantes o demandantes y sus apoderados por el otro, con la participación de un operador judicial (Fiscalía, Juez, Tribunal o Corte), quienes deciden después del concepto del Ministerio Público, que ni suena, ni truena, porque lo que diga no obliga; basta recordar el concepto emitido por un procurador en uno de los procesos de control electoral en contra de «Chorro», Alcalde de Bojayá, porque este era pensionado por invalidez, circunstancia esta que no fue tenida en cuenta por el tribunal a la hora de proferir su fallo, y pese a que el Alcalde había dicho del procurador que, “lo habían Untado», adjetivo y comportamiento que se volvió muy común, y casi cultural, porque en las calles, y en las redes sociales se generalizó escuchar que a este o a tal Fiscal, Juez o Magistrado lo «untaron”. Y es que, hacer prevalecer la tesis triunfadora, ya lo habíamos dicho en otro artículo, es una labor costosa, sobre todo si se tiene como apoderado a Jaime Granados, Cancino o Carvajal.

Es cierto que, “pueblo pequeño, infierno grande», ý si no miremos a los nuestros, en donde cada ciudadano lleva su propio proceso, sobre todo cuando son contra dirigentes o exdirigentes políticos, por ejemplo: Yo no creo en todo lo que se dice del «Bagre» o de los «embilletados», que todo lo compran, que la plata del porcentaje en los contratos con recursos de regalías la pedían por anticipado, que le han hecho varios viajes al amigo Domingo; pero como el dicho: «Ladrón que roba a ladrón, tiene 100 años de perdón». Hay comentarios señores, que tienen trece mil millones de pesos para defenderse, esto me lo venía comentando un vecino de la Urbanización del Ingeniero Corando, cuando yo les paraba bolas a las tragedias con los dineros de las regalías, y a los vecinos de «Villa de Asís”. Con esto sin lugar a dudas que aumenta la desconfianza en la administración de justicia, tanto que muchos dicen: «Ya allí no pasa nada». Sin embargo, yo les diría que existen registrados contra Gobernador y Exgobernador más de 20 investigaciones con vocación de prosperidad, una como la que hice referencia contra el actual, que por procedimiento se irá a juicio, y eso es 2 o 3 años más, y el resto en etapas de investigación con imputaciones; y a punto de audiencias para definir si los procesos los continúan en libertad o tras las rejas mientras estos se surtan, para que puedan gritar muchos un Domingo de estos ¡Bingo! Mientras tanto no me queda más que pedirles: «No se desesperen, denle tiempo al tiempo…»

PDTA: «Tanto llega el agua al cántaro, hasta que por fin estalla»

Atentamente;

Odín Sánchez Montes de Oca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *