La columna de Odín «Vuelve y Juega la Justicia»

MANO PELE, CHUSPA AL SUELO

Los chocoanos estábamos más bien atentos a las noticias por los estragos que venía causando la ola invernal en el País, hasta cuando empezaron a salir los fallos de los procesos electorales en los que se definieron la suerte de algunas Alcaldías como las de Tadó y Bajo Baudó en el Tribunal Contencioso Administrativo del Chocó, y se profirieron algunas órdenes de captura contra algunos ciudadanos que tenían que ver con el proceso eleccionario del Municipio de Lloró, especialmente el Show que al parecer querían montarle desde la Fiscalía al ex alcalde de Atrato Ovidio Palacios Palacios, para que estos hechos pudieran impactar en la decisión que deberán tomar para estos días los magistrados del contencioso en el litigio por la alcaldía de “Llorópolis”, como le decía a la cuna del ilustre Adán Arriaga, el Padre Basilio Beovides, porque sencillamente el ex Alcalde es cercano a la demandante, y los hechos que se le imputan a este, voltearían la percepción que tiene la gente de que allá sucedieron unos hechos violentos que dieron vuelta a los resultados electorales, y que pusieron a ganar al Alcalde actual. La verdad es que esta trama se vino al suelo cuando el ex alcalde encartado se olió lo que supuestamente le preparaba un Fiscal de Apellido Arriaga, y se entregó antes de que le armaran la escandola, y ya en la diligencia de imputación tengo entendido, presentara las pruebas contundentes que demuestran que para la hora y día de los hechos en que violentaban el proceso electoral en Lloró, Palacios Palacios no se encontraba en ese lugar, situación que llevó a que la persona imputada recuperara la Libertad, y ahora sí, se espera que el Fiscal Arriaga en aras de la recta Justicia, imparta las correspondientes órdenes de captura contra la comisión escrutadora y demás funcionarios notariales que presuntamente cometieron los hechos delictivos electorales que son motivo de investigación, y que la justicia contenciosa electoral proceda a tomar las decisiones que en derecho correspondan, «Porque una cosa es una cosa, y otra cosa es otra cosa».
Y es que hace tiempo no escuchaba uno que se tomarán decisiones judiciales para que impactarán o influyeran en otras, como cuando en el pasado y en vísperas electorales los fiscales de turno no le rebajaban «su auto de detención al Dr. Patrocinio», y si uno se pone a ver o comparar los casos del pasado con los de ahora, una decisión de la Fiscalía pretendía impactar la decisión de un tribunal en materia electoral.
Y la verdad sea decir que, hace tiempo no hacía comentarios sobre la justicia penal o contenciosa electoral, porque si a uno no lo malinterpretan, lo encorrinchan, como cuando dije que eran los mismos «embilletados» los que habían puesto a correr la voz, y se ufanaban de tener como apoderado en varias alcaldías, y del mismísimo Gobernador para asuntos disciplinarios al togado Héctor Carvajal, amigo personal del prudente consejero de estado Cesar Palomino, critiqué equivocadamente o no, la designación de un conjuez nacido en Bahía Solano, porque en mi criterio debería declararse impedido por su ascendencia política. No dije nada más, pero si hicieron llegar a oídos del alto Magistrado del Consejo de Estado, comentarios que yo no había hecho sobre la influencia que este pudiera tener sobre las decisiones que se fueran a tomar en el tribunal regional del Chocó.
Y óigase bien: Yo no creo que el Dr. Palomino haya influido en la cuestionada decisión del Tribunal Contencioso, con ponencia de la Magistrada Norma Moreno en el caso del Municipio de Tadó, en la que, salvó el voto con sesudos argumentos, el Magistrado Ariosto Castro. Yo no creo que se insinúe que el encumbrado consejero de estado, recomiende a noveles estudiantes en su cátedra virtual, y a profesionales del derecho, o hasta colegiados de corporaciones judiciales, que leyes y normativas, o jurisprudencias unificadoras, tengan vigencia de para atrás, o sean retroactivas, y no rijan hacia futuro como el caso de la sentencia unificadora del 29 de enero de 2.019 del Honorable Consejo de Estado, publicada el 14 de febrero del mismo año aplicada en el asunto Yocira Lozano Mosquera-Aulio Cesar Ledezma Copete contra Cristián Copete Mosquera, la que no debió siquiera ser citada, porque los hechos materia del asunto supuestamente inhabilitante (traslado del hermano del Alcalde a la jurisdicción de Novita), ocurrieron el 8 de enero, días o mes antes de que naciera a la vida jurídica la sentencia aplicada en el fallo, sentencia que además de no ser adaptable al caso concreto, no es un precedente judicial específico y especial como el fallo 3629 de 28 de julio de 2005 vigente para la época de los hechos planteado en la demanda como lo es una inhabilidad entre registrador Municipal y un hermano candidato y electo en un proceso electoral.
Compleja pues la situación que se presenta con el fallo proferido en el asunto electoral de Tadó, porque según la ley 1437 de 2.011, estamos frente a un proceso de única instancia, contra el que solo podría caber el recurso extraordinario de revisión, por causales que se desprendan del mismo fallo, o eventualmente la garantía de la Acción de Tutela por vía de hecho. Lo que quiere decir, que vuelve a jugar la justicia y el cuestionamiento de las decisiones que se toman en el mal llamado «Palacio de la Moneda».
PDTA: Reitero, que no creo que el Magistrado Palomino influya en las decisiones del Tribunal Administrativo del Chocó, allí lo que prevalecen son otros intereses. ¡Averígüelo Vargas!

Atentamente;
Odín Sánchez Montes de Oca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *