La columna de Odín. «Ganando indulgencias con camándula ajena»

«MANO PELE CHUSPA AL SUELO»

¡Buena esa! Uno no se puede abrogar el trabajo y los créditos de los demás: Cuando el Bagre enjabonado «Alias Domingo» o viceversa, cortaba la cinta en la inauguración o reinauguración del «Edificio de la Confianza» actual sede de la Gobernación del departamento del Choco, a mí me dio una putería de Padre y señor, de aquellas que ustedes no se imaginan; que subía de intensidad en la medida en que veía en las redes en los grupos de WhatsApp- los audios del evento- a los no muy fotogénicos Parlamentarios de la época: José Bernardo Flores Asprilla y Nilton Córdoba Manyoma, posando como que si ellos hayan tenido algo que ver con la aprobación del proyecto o la consecución de los recursos. Por supuesto, que esto a veces es muy común, y se repite en todas partes, porque quienes debieran llevarse los créditos o los aplausos por una buena acción, un buen gesto o una buena obra permanecen en el anonimato, porque son personas sencillas y humildes, que no les gusta la pantalla, y les importa un comino que s e les den los méritos o se anuncien por los parlantes, que son autores o gestores de una gran obra realizada por el ente, o la entidad a la que prestan sus servicios. Tal es el premio mención o reconocimiento que le hiciera la Organización Panamericana de la Salud (OPS) al Municipio de Quibdó por su encomiable labor en la lucha para combatir la Malaria. A propósito, el 5 de noviembre leía yo el Título de la noticia en el Espectador: “Quibdó (Choco) premiado internacionalmente por su lucha contra la Malaria» titular que obliga a leer su contenido porque cada vez que uno ve por allí, el nombre de la sagrada patria chica en un titular de prensa, no deja de interesarse, así sea que ellas no sean las mejores, y sean de peculados, robos y otras yerbas de mal olor; pero en este caso, desde la manera como la intitulaban, la información se veía que era buena y como para sacar pecho, relacionada con la salud, y con un tema, que ha causado mucho estrago en los Chocoanos, y en donde existe mucha gente entre profesionales y operarios, estos últimos vestidos de bluyín y camisa café (cuando no se robaban las dotaciones) quienes se han dedicado con cuerpo y alma a combatir el Paludismo por toda la geografía del Departamento, a quienes conocemos cariñosamente como los «Malarios». Pero, así como corrió la noticia del Espectador, también corrió en las redes, los falsos reconocimientos, autorreconocimiento, felicitaciones para personajes que nada tenían que ver con el trabajo que calladamente, y sin tanto protagonismo habían hecho de 2.016 a 2.020 un equipo coordinado por el profesional Víctor Óscar Klinger Braham. Y entonces se empezó a conocer la verdad, cuando la prudencia, la sensatez representada en Klinger en un audio quizás dirigido al Columnista del Manduco Américo Murillo le decía: «Me llena de satisfacción eso que al Municipio de Quibdó le hayan dado el premio de campeones de la Malaria de la Organización Panamericana de la Salud; pero lo que si hay que hacer claridad frente a ese premio que bien merecido lo tienen, pero es un trabajo que no viene del 2.020 sino del 2.016 cuando tuvimos un brote de Malaria y entonces la administración municipal en su totalidad liderada por la Secretaria de salud emprendió un programa de control de Malaria, diseñando un plan de contingencia para enfrentar el problema, siempre con el apoyo y el trabajo coordinado realmente con la Secretaria Departamental de Salud, ya que ellos poseen una infraestructura y recurso humano que nos ayudó a consolidar esto, porque el Laboratorio departamental también hizo parte de eso, lógicamente la Secretaria municipal de salud liderando por ser el único Municipio Certificado que nosotros tenemos. Entonces realmente ha participado desde 2.016 mucha gente y hay que reconocerle a las personas el logro que ellos hoy obtienen en el 2.020″ No había terminado el Dr. Víctor de enviar el audio de cómo se habían dado las cosas, y en qué periodo, cuando la dra. Yaisira Maturana Amagara dedicada profesional de la salud Municipal, envió al Dr. Klinger un audio cuya transcripción es la siguientes:» Dr. Víctor con usted estamos compartiendo el premio Campeones de la Malaria, otorgado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que nos ganamos ayer, y también le comparto el artículo para que se entere. Muchas gracias porque usted sabe que esto es el resultado del trabajo suyo, del trabajo que hemos hecho, y Dios nos está recompensando. Así no este le comparto, porque sería egoísta no hacerlo, porque esto es un trabajo en equipo. Gracias y gracias, ese resultado también es suyo» Como se puede leer , una de las personas más reconocidas en la Secretaria de Salud Municipal corrobora lo que intuimos después de leer la grata noticia, y luego ver y leer las fotos y comentarios que al son del cepillo le hacían los periodistas de bolsillo a Mr. Fótico, y a otros funcionarios de la actual administración Municipal, insinuando que el premio había sido otorgado gracias a las gestiones realizado en el periodo que se inicia y bajo la tutela y coordinación del alcalde y secretario de salud Municipal, y no por el empeño, esfuerzo y dedicación de los funcionarios de la salud de la gestión de Isaías; quien incluso según lo relata el justo y desprendido director del galardonado programa, viajó al exterior en cumplimiento de diligencias relacionadas con este propósito. Así las cosas, permítanme reconocer, que bajo la Tutela del Dr. Víctor Klinger Braham con su sencillez, conocimiento, experiencia y desprendimiento, el aporte y apoyo constante de la Secretaria Departamental de Salud la Dra. Siris Sánchez ( otra que no le gustan las fóticos) el aporte del Laboratorio Departamental; se desarrolló el Plan de contingencia para combatir el brote de Paludismo, tal como se afirma en los audios que se transcriben y relatan otros testigos, funcionarios de las respectivas secretarías de salud del periodo anterior, los que dieron lugar a la exaltación que en buena hora le hace al Municipio de Quibdó, la Organización Panamericana de la Salud. Dr. Víctor: Por más desprendido, humilde Y sencillo que usted sea con su trabajo y conocimiento y el del equipo de la época, no tienen porque farolear los demás. PDTA: «Quien ha dicho que «Moro delgado» sabe de Salud “ya lo había dicho la medica Lloreda, que era incompetente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *