La columna de Odín. «Sobre el nombre del malecón»

MANO PELE, CHUSPA AL SUELO

Cuando supe del hundimiento en el Concejo (9 a 8 votos) del Proyecto de Acuerdo por medio del cual un grupo de concejales de Quibdó quisieron homenajear a nuestro emblemático cantor del Atrato Jairo Varela, poniéndole su nombre a un espacio del Malecón de Quibdó, sentí algo parecido a lo que se han conocido como síntomas más notorios del Covid 19: Se me contrajo el pecho (tórax), y se me atascó por un instante la respiración. Pero más allá de esta sintomatología, mi dolorida alma no podía aceptar lo que entre bambalinas se comentaba acerca de las razones y argumentos de los 9 concejales que supuestamente siguieron las directrices del alcalde de Quibdó. Comportamiento que no tiene otro significado que el de «Egoísmo Insolidario», pues negarle este reconocimiento a uno de los más importantes valores de nuestra Cultura -Junto con Miguel Vicente Garrido, Zully Murillo, Alexis Lozano, y Hansel Camacho, nuestros más insignes Compositores- y por lo que se dice, se dio la absurda votación, es como para morirse de la “R” por no utilizar el apócope que suele usar una gran amiga: «Paridos».
Que repartieron “mermeladita” con el objetivo de negar la propuesta inicial y aplazar el proyecto por 3 años, y retomarlo cuando se vaya terminando el periodo del actual burgomaestre para cambiarle el nombre y ponerle el nombre de este, a mí no me consta, pero en los momentos de hoy, del reinado de los comparados, todo es posible.
Por supuesto que las comparaciones son odiosas, pero no es lo mismo esta reprochable actitud con la que asumimos en Julio 17 de 2.009 en el recinto del Capitolio Nacional, cuando bajo la coordinación de la Jefa de Protocolo del Congreso, la Quibdoseña Vicky Barbosa Díaz, y el acompañamiento de Edgar Eulises y María Isabel Urrutia, condecoramos con la medalla al MÉRITO CULTURAL DEL MÁS ALTO GRADO DE COMENDADOR a nuestros hombres y mujeres de las letras, la música y el deporte: Cesar Rivas Lara, Amalia Lu Posso, Jairo Varela, Hansel Camacho, Zully Murillo, Wason Rentería y Senén Mosquera. (Ver foto para recordar).

Yo no creí que una idea de estas nos fuera a polarizar, en cuanto que decir que mayores méritos puedan tener otros importantes valores como mí siempre apreciado Leónidas Valencia (Hinchao) o Antero Agualimpia, para citarlos como ejemplo, es alimentar una discusión que solo terminaría en anarquizar la idea original, y al final terminaría en no reconocer nuestros valores en vida, homenajearlos ya fallecidos, como lo hicimos con Varela muerto, que hasta incluso lo paseamos por el Malecón y nuestra Catedral.
Para terminar, quiero reiterar que el homenaje a Jairo en el Malecón debe ser ya, como una imposición de la ciudadanía, de la sociedad; en esto acompaño a quienes piensan que esto no requiere de acuerdos, porque en el caso del Malecón la inversión Municipal es nula, más bien ha sido del orden nacional.
PDTA: Recuerden que el aeropuerto de Bogotá, por Ley “Luis Carlos Galán”, siempre se llamara EL DORADO.

3 pensamientos sobre “La columna de Odín. «Sobre el nombre del malecón»

  1. LA PANDEMIA MENTAL DE UN PUEBLO Desde el comienzo se debe iniciar hablando de la creación, de hacer , desarrollar, nunca de reemplazar, por eso desde desde ahi si quieren hacerle un póstumo homenaje,recordarlo como emblema que bien merecido es que inclusive algo que en Vida y que desde hace rato es para que se hubiese hecho, *en cali plazoleta JAIRO VARELA* creada en vida y siempre se ha llamado así, nunca fue un reemplazo y no quiero decir que sea malo, por eso dije un museo, una biblioteca, cuando en Quibdo someten a votación en un concejo el proyecto de bautizar el malecón con el nombre Jairo Varela, están dando a entender que el hombre si se merece un reconocimiento lo cual cabe suscitar que no es cuestión de polémica ni de votación, porque no generan un proyecto para crearlo, hacerlo, desarrollarlo, lo único que dejan entre visto es la incompetencia de funcionarios, lo único que hicieron fue desdibujar la imágen y el nombre de un hombre que fue icono musical mundial creando esa polémica y creando inconformismo en la sociedad chocoana (Quibdo) aque concejo que lo uno que lo otro, por otra parte sería bueno almenos escúchar los motivos del voto en contra. Pero Oiga hermano todo esto a sabiendas que con un buen proyecto autónomo del Ministerio de cultura departamental o presentado al ministerio de cultura Nacional bien articulado, hace rato tendríamos *CENTRO CULTURAL JAIRO VARELA* y todos contentos no se estaría en este rifirafe que concejo que lo uno que lo otro.

  2. Esta es una oportunidad e irrepetible de demostrarles a muchos enajenados con el efímero y relativo poder, que el concenso popular está por encima de sus componendas amañadas. Jairo Varela nació y vivió allí en donde hoy es el malecón y Jairo Varela no es sólo el ícono musical que es. Jairo Varela es un mensaje, es una idea, es un legado. Eso es respetable!

  3. Esta es una oportunidad e irrepetible de demostrarles a muchos enajenados con el efímero y relativo poder, que el concenso popular está por encima de sus componendas amañadas. Jairo Varela nació y vivió allí en donde hoy es el malecón y Jairo Varela no es sólo el ícono musical que es. Jairo Varela es un mensaje, es una idea, es un legado. Eso es respetable!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *