Mis Memorias. Quibdó,Ciudad de Puertos. (I)

Por: AMERICO MURILLO LONDOÑO

Quibdó, como ninguna ciudad o como pocas, antes del incendio de 1966, a orillas del Río Atrato, tuvo un sinnúmero de puertos, que hoy día es difícil determinar el punto de su ubicación sobre el Malecón recientemente construido, salvo 3 de ellos a saber:

1) El Puerto Arenero, para la venta de material de playa (arena, piedrilla, cascajo) que hoy subsiste, en el sector de San Vicente, otrora conocido como “pueblo mugre”.

2) El Puerto de Alcibíades, a la bajada del río, en lo que es hoy la calle 25; le dieron este nombre porque en uno de sus costados, estaba el negocio de don Alcibíades Garcés Valencia, donde se vendía la prensa, revistas tales como Life, Luz, Selecciones, Vanidades, figurines de moda, las aventuras o comics de Supermán, Tarzán, El Llanero Solitario, Roy Rogers, El Fantasma, Santo el Enmascarado de Plata, El Pato Donald, La Zorra y el Cuervo, etc. Al costado de este puerto, quedaba el negocio de Los Vascos (heladería, venta de perros calientes, chocolatinas, etc.) En frente de los dos negocios antes mencionados se encontraban la tienda de Don Calixto Castillo Bernal, en la casa que ahora funciona una ferretería y en el segundo piso la Emisora La Voz del Chocó. Al otro lado, de la calle quedaba la Farmacia San Francisco de Don Ismael Aldana Montes, en donde hoy está el Banco de la República. Es de destacar, que en este puerto se negociaba maíz, cacao y caucho en forma de bloque, como el queso, que lo traían de Domingodó, del Río Munguidó.

3) El Puerto Aéreo, quedaba en la calle 31, en medio de las edificaciones donde hoy funcionan, respectivamente, la Universidad Antonio Nariño y la Gobernación del Chocó. Tenía una rampa, hecha de cemento, hacia la orilla del río, donde se estacionaban los hidroaviones procedentes de Bogotá, después de acuatizar por los lados donde hoy está el Barrio Kennedy, el cual no existía para esa época. Al hidroavión lo amarraban a una boya que flotaba en el río, a más o menos a unos 40 metros de la orilla del puerto; los pasajeros y sus maletas eran recogidos por una lancha que los traía a seco. En este puerto, además de la caseta donde operaban los controles del hidroavión, existía un establecimiento llamado, Aerobar; allí se bailaban los ritmos que estaban de moda (antillana, boleros y uno que otro tema de música tropical) muy frecuentado por gente “cachesuda”, mayores de edad (más de 21 años).

Los otros puertos y de ellos me ocuparé en mi próxima entrega, eran los siguientes: El Puerto de los Rivas Polo, el Puerto de los Meléndez o de los Baúles, el Puerto de Raúl Cañadas, el Puerto de la Confianza, el Puerto de las Lanchas, el Puerto Platanero, y el Puerto Carbonero.

Debo anotar, que las casas de la carrera primera, que estaban a la orilla del río, en su gran mayoría eran palafíticas y en su parte baja, sus dueños adecuaban habitaciones, como albergue y también como sitios de almacenaje para los productos que traía la gente del campo.

Hasta la próxima.

2 pensamientos sobre “Mis Memorias. Quibdó,Ciudad de Puertos. (I)

  1. Con esta memoria, el escritor Americo Murillo, me permite recordar con nostalgia la primera vez que desde Las Animas llegue hasta la capital luego de embarcàrme en en punto de Yuto en la lancha «la pinta» ; llegue al puerto de La Confianza y experimente la sensacion de conocer por primera vez una ccapital y un puerto fluvial. Que bello el Quibdo de los años 60s.

  2. Felicitaciones doctor Américo, relatos cómo este, leído hoy, nos llenan de recuerdos, de ese ayer que vivimos en Quibdó, sin violencia y con mucho amor, recordado por muchos y que la juventud, debe conocer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *