MANO PELE CHUSPA AL SUELO» «Toda comida no se come.»

La muerte de Mikito por envenenamiento en Istmina”, era la historia de mi columna este viernes; pero resulta que la película de la Gobernación mata a Mikito, protagonista de mi escrito. Excúsenme hoy. Aquí en Quibdó, a todo el mundo la decisión de la Procuraduría de levantarle la suspensión al Dr. Ariel, nos cogió distraídos, pensando en todo, menos en lo que se dio, y las razones por lo que se dio, decisión que fuera la que fuera, debería de darse para estos días. No me imaginaba ese desenlace, y mucho menos los argumentos esgrimidos por el organismo de control, por eso, lo que hago es especular, tras leer el preciado auto en cuestión. Escuché a Nilton, el pasado 14 de este mes, por RTV Noticias, expresando o dando a entender, que el levantamiento de la medida que pesaba sobre Ariel, era un triunfo de ellos los liberales, y también observé como cierto sector de las redes sociales, festinaba a rabiar por lo que entendían una victoria, para mis adentros pensé, los del goce, no han leído bien, ni menos analizado las consideraciones de la Providencia de la Procuraduría. El Dr. Augusto más acucioso el día 15 por la misma RTV sostenía que era una decisión humillativa, porque en la misma se establecía a partir de su reintegro, una especie de vigilancia por parte de algunas delegadas, como también de la Procuraduría regional. Otros comentan en voz baja, mientras se realiza el empalme de estos 75 días de encargos y de Pandemias en el despacho, que Ariel está estresadísimo y con 9 kilos menos; se lo imaginan lanzándose al vacío con el solo hecho de ver entrar de un momento a otro, la sombra de alguno de esos tipos que según dicen le hicieron meter las de caminar, nervioso de escuchar o leer en las redes todo lo que escriben y hablan los escuderos pagos y oficiosos, porque no sabe en qué momento lo avergüenzan por decir cosas que él no ha dicho; sobre todo, las que desde el lunes en la tarde viralizan del ex Gobernador Jefferson Mena, a través de los grupos de Whatsapp los Informadores y Belén de Bajirá. Pero volviendo al tema de las especulaciones, uno no sabe si al mandatario electo para todos los eventos, le pudo haber ido mejor con la levantada de la suspensión, con la prórroga de la misma o con una sanción, veamos porque: El Ministerio público con lo proveído de fecha 13 de Julio, ratificó que la medida es Constitucional y legalmente procedente, que no es exagerada y desproporcionada, y que en ningún momento se violó el debido proceso; que al Gobernador no se le desvincula de la investigación, que esta prosigue, y que se le investiga por una falta gravísima, ante la posibilidad de haber violado los principios de la contratación estatal; y lo que es más, en adelante y en ejercicio del control preventivo, se ejercerá una especie de vigilancia sobre sus actos, situación muy engorrosa, de la que dicen los entendidos, que hasta para dar “una mínima”, tendrá que enviar los documentos a la Santa Sede, para que sea el sumo Pontífice Francisco, que le dé el visto bueno, o la autorización para poder contratar; de allí lo humillante de la situación como lo decía el gran Augusto Cicerón. Las especulaciones sobre el tema van y vienen, unas estrambóticas, y otras sensatas, como la que presume que con el rebuscado argumento del aislamiento social del Gobernador encargado del momento, tiene que ver con que de cualquier forma, la alianza Procuraduría-Fiscalía, necesita de Ariel en el cargo, para que el funcionario o Magistrado encargado de despachar negativa o favorablemente la solicitud de medida de aseguramiento (Intramural, en centro carcelario o en su defecto domiciliaria), pueda reunir los requisitos para su imposición, que puede ser la posibilidad de obstruir la investigación, o tener la capacidad para contaminar el acervo probatorio existente. Y esta situación solo se puede dar en la medida en que la persona encartada esté en su cargo; porque estando suspendido, ¿cómo haría para participar o cumplir con esta exigencia legal?. Es decir, que está completamente descartada que alguna de tantas manos de esas que existen en nuestra rica tradición oral: «Mano pelé, Mano negra o Mano peluda», Hayan tenido que ver con la redacción de los argumentos que permitieron el levantamiento de la medida de suspensión al Gobernador elegido por los Chocoanos. Atentamente: Odín Sánchez Montes de Oca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *