La columna de Odín. «VEEDURÍA, BLOGS Y CARTA DE LOS LECTORES»

«MANO PELE, CHUSPA AL SUELO»

Por el querer de Dios, gozo de excelente salud, lo que me ha permitido en estos dos días y en casa, leer a placer los escritos anónimos, con firmas de seudónimos, el espacio de cartas de los lectores del Espectador, un Blog sin muchos seguidores o lectores, la opinión de la Red de Veedurías de Pablo Bustos, posteriormente borrada de su cuenta de twitter. Todas ellas reenviadas a los Informadores, Belén de Bajirá, y a Manduco, es decir, a los grupos de Whatsapp más importantes del Departamento, todas ellas dirigidas a la defensa del Gobernador Ariel, involucrando al suscrito y su familia, en el desesperado afán de un tipejo, por detener también las aspiraciones de una Chocoana a la Vicepresidencia de la cámara, y en distraer la atención de la comunidad de las decenas de investigaciones que hoy azaran a los dos últimos mandatarios del Chocó.
Como el orden de los factores no altera el producto, empezaré por comentar sobre la publicitada comunicación de la Red de Veedurías de Pablo Bustos: Hablé con él por vía telefónica, y le reclamé por su posición, en tratar de oponerse, atravesarse, sin argumentos sólidos, a las aspiraciones de la hermana y paisana a la Vicepresidencia de la cámara, y me reconoció en dialogo respetuoso, que no era nada personal contra ella. Me acepto además qué contra ella no pesaba ninguna investigación penal o disciplinaria, y también que los delitos de sangre no existen, lo que deja sin piso según mi criterio, la teoría de que como yo y Patrocinio, somos sus hermanos, ella no puede aspirar, entre otras cosas porque no hemos sido condenados por corrupción, o por habernos apropiado de recursos del estado. La verdad es que fue amena la charla con Pablo Bustos, pero además me dijo que a él no lo representa nadie en el Chocó, y que todo lo que hacía, lo hacía en ejercicio del control social.
Ya desentubado para el imaginario de aquellos sicarios de la vida y de la moral, leí el chichipato escrito que pusieron a firmar al Bloguero que nadie lee: Giovanny Agudelo Mancera, y que luego reenviaron como cosa buena a los principales grupos de Whatsapp del Chocó: Belén de Bajirá y los Informadores, que al decir de su administrador, que pese a que se haya salido Jhon Diaz, sigue teniendo la misma gente e igual influencia, solo que en este caso el escrito que titulan «Complot contra el Gobernador Ariel», al que le quieren dar la importancia que no tiene, no pertenece, ni a la edición digital, ni a la impresa del medio más importante del País, es decir, no la leen sino acá. Y como se paga por la capacidad de difusión y de hacer daño, en este caso se les están comiendo la plata, y bien comida, a los que están pagando la estrategia de medios, dirigida a distraernos de las centradas y útiles denuncias del Veedor Lozano, y para fortalecer o victimizar la imagen del Gobernador Ariel, y de la gestora social. Pero, en resumen, que de nuevo se ha dicho en esos escritos hasta el momento, ¿que ayuden a que el Gobernador elegido regrese a su cargo? Porque la verdad, es que, a mí, con la propaganda en ciernes, no me van a recondenar.
Como no hago borradores cuando escribo, y no quería cortar la idea; mientras escribía fluía nítida en mí, la imagen de una fotografía publicada en el grupo de Whatsapp Los Informadores, tal vez de principios de enero, tomada en la residencia de Bogotá del Jurista Mario Serrato, en la que aparecen además del Dr. Rufino Córdoba, la Gestora social Gisela Palacios, y el Bloguero Giovani Agudelo, quien en el escrito comentado, sostenía prácticamente que no conocía a Ariel, ni a su esposa, ni había estado en su campaña, esta coincidencia es como para decir: «Más rápido cae un mentiroso que un cojo»
Y por último, retomando lo que se dijo en la carta de los lectores del Espectador, firmada por alguien conocido de autos, poco leída por fuera, que presentaron en las redes como una columna de opinión de tan importante medio, en la que se fueron lanza en ristre contra la decisión del Procurador, la que calificaron de exagerada, apresurada y selectiva, porque el contrato no se ejecutó, supuestamente no se actuó con dolo, ni los recursos alcanzaron a utilizarse, les recuerdo: «Una cosa piensa el burro, y otra el que lo está enjalmando». ¿Qué tal esta acertada estrategia de los amigos de Ariel, pelear con quien los está investigando?
Nadie mandó pues al Dr. Palacios, ni a ninguno de los investigados, a que firmaran los actos por los que se les ha judicializado, nadie le ha dicho a la gran prensa y a los avezados periodistas y columnistas, que publiquen en diarios y los noticieros lo que hemos conocido sobre la corrupción en el Chocó, nadie le ha dicho al inquieto Veedor Lozano que denuncie a los corruptos, nadie ha impulsado al Procurador, al Fiscal, y al Contralor cuyos funcionarios se encontraban ayer aquí en Quibdó, a que actúen como lo han venido haciendo, y con tan preocupantes resultados.

Atentamente

Odín Sánchez Montes de Oca.

PDTA: Los condenados como su nombre lo enseña, ya lo fueron, y no fue por corrupción, y a los otros apenas los están investigando, y no se olviden que existe el principio de oportunidad, donde la gente por salvarse, o por obtener beneficios, avienta al otro y parte sin novedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *